Ser fiador
  • Envíenos sus preguntas o comentarios y le responderemos en base a lo que dice la Biblia acerca de su situación.  Además puede leer los comentarios de otras personas que han atravesado por experiencas como la suya.
  • Devocionales, estudios bíblicos y otros recursos que le ayudarán en su crecimiento espiritual.
  • Te has preguntado ¿qué hay después de la muerte?  La mayoría de las personas viven bajo el supuesto de que sus buenas obras lo llevarán al cielo pero, ¿es esto cierto?
  • 1
  • 2
  • 3

Ser fiador

¿Qué dice la Biblia acerca de ser fiador?

Mucho, pero mucho dice la Biblia acerca de ser fiador. Ciertamente Dios se procuró recurso para que su pueblo, y todo aquel que quisiese actuar con sabiduría, pudiese utilizar. En este caso en particular veremos cuáles son las recomendaciones que encontramos en la Palabra de Dios para aquellos que están considerando servir de fiador a otras personas o para aquellos que ya han servido de fiadores.

Empecemos primeramente por definir lo que es un fiador. El fiador es una de las partes que otorga un contrato de fianza, y a su vez, se define a la fianza como el acto jurídico por el cual una persona (fiador) se compromete a pagar por el deudor, la prestación de éste, por si el deudor no cumple.  En otras palabras, al asumir la obligación de fiador, el mismo responderá por el pago del compromiso de quien pidió el préstamo, así como de las otras obligaciones que se deriven del mismo.

Veamos lo que nos dice Proverbios 22:26: “No te comprometas por otros, ni salgas fiador de nadie.27 ¿Por qué han de quitarte hasta la cama si resulta que no tienes con qué pagar?”. La realidad es que la Palabra de Dios recomienda no salir de fiador de otros y claramente nos cita las consecuencias que podrían darse si decidiéramos hacer lo contrario.

Hoy día, son muchas las entidades financieras que, como requisito principal, solicitan a sus clientes el presentar uno y hasta dos fiadores como respaldo para obtener el dinero o el bien que solicitan. Lo que muchos no consideran antes de salir de fiadores es que, al serlo se comprometen a cubrir la deuda de aquel quien hizo el préstamo si éste no cumple con los pagos acordados. Son muchos los que se han encontrado perdiendo sus bienes, ahorros y hasta el patrimonio de sus hijos porque, aquel en quien confiaron, no pudo o no quiso salir a hacerle frente a su compromiso.

Los seres humanos no estamos en la capacidad de conocer qué circunstancias nos rodearán en determinado momento. Por ejemplo, ¿qué sucedería si aquel buen amigo a quien le servimos de fiador tuviese un accidente y perdiese su empleo viéndose imposibilitado para hacerle frente a los pagos? o ¿qué sucedería si mañana nuestro cónyuge o hijo necesitase una intervención quirúrgica costosa que solo podría lograrse solicitando un financiamiento? En el primero de los casos, nos enfrentaríamos con la realidad de tener que continuar esos pagos y cubrir la deuda en su totalidad, esto con todas las consideraciones del caso (disminución en nuestra calidad de vida por falta de liquidez, imposibilidad para realizar o cumplir con nuestros propios compromisos económicos). Ni hablar del segundo caso… aquí enfrentaríamos una terrible realidad, la de encontrarnos imposibilitados para resolver nuestras propias situaciones por estar atados a los problemas de otros.

La Biblia considera al que actúa de tal manera como a alguien “poco inteligente” (Proverbios 17:18). En conclusión, no salga de fiador por nadie, y si ya lo ha hecho, proceda entonces conforme a lo que nos dice la Biblia en Proverbios 6:1-3: “Hijo mío, si sales fiador por tu amigo,
y empeñas tu palabra en favor de un extraño, te has enredado con tus propias palabras;
¡eres cautivo de tus propias promesas! Hijo mío, has caído en manos de tu prójimo. Para librarte, tienes que hacer lo siguiente: Ve a hablar con tu prójimo, y humíllate ante él. No te des un momento de reposo; no cierres los ojos ni te duermas. Sé como gacela, y escápate del cazador;
sé como un ave, y líbrate del que pone trampas.”.  Si te has comprometido a través de un documento legal, lo más probable es que ya no puedas eludir el compromiso y tengas que cumplir en caso de que, quien hizo el préstamo, deje de realizar los pagos. Sin embargo, si el compromiso es de otra índole, haz conforme a esta recomendación bíblica.

Ejercitemos la sabiduría que Dios nos da. El que no la tiene, pídala y Dios se la dará en abundancia y sin reproches (Santiago 1:5).

Comentarios

Seudónimo: joseguane
Comentario: Excelente estudio bíblico sobre NO SER FIADOR, bien argumentado desde varios puntos de vista y áreas del conocimiento.Muchas gracias, bendiciones