Semana del 16 de marzo de 2014 - Porque, huir no es la respuesta
  • Envíenos sus preguntas o comentarios y le responderemos en base a lo que dice la Biblia acerca de su situación.  Además puede leer los comentarios de otras personas que han atravesado por experiencas como la suya.
  • Devocionales, estudios bíblicos y otros recursos que le ayudarán en su crecimiento espiritual.
  • Te has preguntado ¿qué hay después de la muerte?  La mayoría de las personas viven bajo el supuesto de que sus buenas obras lo llevarán al cielo pero, ¿es esto cierto?
  • 1
  • 2
  • 3

Porque, huir no es la respuesta

Reflexión Semanal:  Semana del 16 al 22 de marzo de 2014

Base bíblica: Salmos 11:1-7

1En Jehová he confiado;
    ¿Cómo decís a mi alma,
    Que escape al monte cual ave?

2Porque he aquí, los malos tienden el arco,
Disponen sus saetas sobre la cuerda,
Para asaetear en oculto a los rectos de corazón.

3Si fueren destruidos los fundamentos,
¿Qué ha de hacer el justo?

4Jehová está en su santo templo;
Jehová tiene en el cielo su trono;
Sus ojos ven, sus párpados examinan a los hijos de los hombres.

5Jehová prueba al justo;
Pero al malo y al que ama la violencia, su alma los aborrece.

6Sobre los malos hará llover calamidades;
Fuego, azufre y viento abrasador será la porción del cáliz de ellos.

7Porque Jehová es justo, y ama la justicia;
El hombre recto mirará su rostro.

Reflexión

Elías, fue un profeta de Jehová a quien le tocó vivir durante el reinado de uno de los más perversos reyes que llegó a tener el pueblo de Israel, Acab. Este rey no solo era malvado, sino que estaba casado con una mujer digna de su compañía, Jezabel. Durante el reinado de Acab, Dios usó a Elías para mostrar su gloria de formas extraordinarias, una de las que podemos citar se encuentra en la Biblia en el libro de Reyes en el capítulo 18. Jehová habló a Elías diciéndole que se presentara frente al rey Acab (quien había estado persiguiéndolo por todas las naciones cercanas con deseos de matarlo), para que éste convocara a todos los sacerdotes de Baal y Asera (dioses paganos) en el Monte Carmelo, para allí mostrar su gloria.

Acab hizo así. Encontrados todos estos sacerdotes en este monte frente al pueblo de Israel quien también asistió a la convocatoria, Elías los retó a presentar sacrificio, ellos a sus dioses y él a Jehová su Dios, con la condición de que ni ellos ni él prenderían fuego bajo su sacrificio sino que el Dios verdadero sería aquel quien tuviera el poder para enviar fuego para consumir el sacrificio. Y de este modo hicieron todos aquellos sacerdotes de Baal y de Asera… clamaron, saltaron e invocaron a su dioses durante más de medio día y nada sucedió sin embargo, cuando llegó el turno de Elías el tomó su sacrificio y no solo no le prendió fuego sino que hizo que se vaciaran cántaros de agua sobre el holocausto y sobre la leña y, al momento de presentar el sacrificio clamó a Jehová, Dios de Abraham, Jacob e Israel para que se mostrará y dejara en evidencia que solo Él era Dios y que mostrara como Él, Jehová; sustentaba a sus hijos al momento de enviarlos en una misión. Fue entonces que cayó fuego del cielo y consumió no solo el holocausto sino también las piedras, el polvo y hasta el agua que lo rodeaba. De este modo el pueblo de Israel se postró ante Jehová su Dios y siguiendo las órdenes de Elías, tomaron presos a todos los profetas de Baal y Asera y los llevaron al arroyo de Cizón y allí Elías los degolló. ¿Pueden imaginar como habrá sido aquella revuelta? Intente trasladar su mente hacia aquel momento en que un solo hombre degollaha a más de ochocientos hombre con sus propias manos. Debe haber sido una escena electrizante. Intente incluso imaginarse los comentarios que hacían los del pueblo de Israel mientras todo esto sucedía. Una cosa es indudable, este hombre, Elías, poseía un gran poder de convocatoria ya que Dios había demostrado, frente a todo el pueblo de Israel, que éste era siervo suyo.   Frente a este escenario podríamos decir que Elías gozaba de gran aceptación frente al pueblo… entonces, ¿por qué, justo después de este evento, Elías huye al escuchar que la esposa del rey Acab procuraba matarlo en venganza por lo que él le había hecho a sus profetas? (1 Reyes 19)

Dios nos da el regalo de la vida, provee sustento (si estamos vivos es porque así lo ha hecho), salud (reiteramos, si estamos vivos es porque así lo ha hecho), vestido y calzado en su justa proporción… y sin embargo, al presentarse un obstáculo en vez de clamar a Jehová y confiar en sus promesas, nos damos la vuelta y huimos. ¿Acaso no es Jehová mayor que todo obstáculo, llámese enfermedad, escasez económica, soledad, abandono o injusticia? ¿Acaso aquel que creó todas las cosas no es poderoso para levantarnos aún por encima de los obstáculos?

La postura de aquel que se encuentra frente a un obstáculo, prueba o dificultad no debe ser la de huir sino la del Rey David, quien escribió en el Salmo 11:1 “En Jehová he confiado, ¿como decís a mi alma que escape cual ave?”. ¿Acaso huyendo se esfuma la prueba, dificultad u obstáculo? ¿Qué testimonio dejamos a aquellos que nos observan cuando huimos?

El mismo Jesús nos dijo que en el mundo tendríamos aflicciones y en ese mismo fragmento bíblico nos exhortó a confiar ya que Él había vencido al mundo (Juan 16:33). Ciertamente Dios, quien conoce todas las cosas, sabe que cada día trae la posibilidad de una prueba u obstáculo y también sabe que en nuestro interior habita tanto el Elías capaz de degollar a 850 profetas como el Elías quien huye frente a la amenaza de una sola mujer.

Lo importante no es la prueba sino lo que hacemos con ella. En la Biblia, la Palabra de Dios, encontramos la fuente de fortaleza y hasta la inspiración y estrategias para cruzar los obstáculos y no huir frente a las adversidades.

Los invitamos a que, durante esta semana, dedique un tiempo de lectura de la Biblia enfocándose en el tema de cómo pararse firme y no huir frente a la adversidad. Luego de la lectura, tome un tiempo para reflexionar en lo leído y llévelo hacia su realidad personal buscando así identificar la respuesta de Dios para su situación particular.

Las lecturas propuestas son:

  1. Salmos 1:1-6
  2. Salmos 27:1-8
  3. Salmos 31:1-17
  4. Salmos 35:9-28
  5. Salmos 41:1-13
  6. Salmos 91:1-16

Bendiciones!!

Who's Online

Hay 90 invitados y 23 miembros en línea

Estudios Bíblicos