Semana del 5 de abril, 2015 - Paciencia y fe para alcanzar la promesa
  • Envíenos sus preguntas o comentarios y le responderemos en base a lo que dice la Biblia acerca de su situación.  Además puede leer los comentarios de otras personas que han atravesado por experiencas como la suya.
  • Devocionales, estudios bíblicos y otros recursos que le ayudarán en su crecimiento espiritual.
  • Te has preguntado ¿qué hay después de la muerte?  La mayoría de las personas viven bajo el supuesto de que sus buenas obras lo llevarán al cielo pero, ¿es esto cierto?
  • 1
  • 2
  • 3

Paciencia y fe para alcanzar la promesa

Base bíblica: Hebreos 12:1-11

Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante,

2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

3 Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar.

4 Porque aún no habéis resistido hasta la sangre, combatiendo contra el pecado;

5
y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo:
    Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor,
    Ni desmayes cuando eres reprendido por él;

6
Porque el Señor al que ama, disciplina,
Y azota a todo el que recibe por hijo. m

7 Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina?

8 Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos.

9 Por otra parte, tuvimos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, y los venerábamos. ¿Por qué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus, y viviremos?

10 Y aquéllos, ciertamente por pocos días nos disciplinaban como a ellos les parecía, pero éste para lo que nos es provechoso, para que participemos de su santidad.

11 Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados.

Reflexión:

 Según algunos diccionarios la paciencia puede definirse como la facultad de esperar cuando algo se desea mucho… como la capacidad de padecer o soportar algo sin alterarse o la calma o tranquilidad para tolerar adversidades o situaciones molestas u ofensivas para conseguir algún bien.  En la Biblia la paciencia no es pasiva, muy por el contrario invita a mantenerse accionando aquello para lo que hemos sido enviados hasta recibir el bien que esperamos.  Hebreos 12:1 nos aconseja a “correr con paciencia la carrera que nos queda por delante”, no sin antes despojarnos de todo peso y del pecado que nos asedia. 

Quien corre, luego de algunas millas empieza a sentir el peso aun del sudor que corre por su frente, de la botella de agua si lleva una consigo, o de cualquier otro artículo incluyendo la ropa que lleva puesta así como el calzado que utiliza.  Mientras más avanza en la carrera más impacto tiene sobre el corredor cualquier peso que lleve… de hecho este peso puede disminuir el desempeño del que corre tan al punto de llevarlo a llegar de último a la meta o a ni siquiera llegar.  Esto es de suprema importancia ya que para ganar la carrera no es suficiente solo con correr sino con mantenerse a pesar de los obstáculos, las inclemencias del tiempo y el cansancio y la fatiga.  Precisamente Hebreos 6:11-12 nos dice que debemos mostrar la misma solicitud hasta el fin y no hacernos perezosos si no imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredaron la promesa.  La fe es importante ya que sin ver la meta debemos creer que la hay… de alguna forma es como el motor que nos mueve… siendo la paciencia igual de importante ya que se constituye en el combustible que permite que el motor alcance la combustión suficiente para mantenerse encendido y andando.  En esta misma línea, Hebreos 10:35-38 nos dice que es necesaria la paciencia para que habiendo hecho la voluntad de Dios obtengamos la promesa.

La paciencia además nos lleva a ser perfectos y cabales sin que nos falte cosa alguna… y si a alguno le hace falta sabiduría, si la pide le será dada en abundancia y sin reproche (Santiago 12:1-18).   Debemos entender la paciencia como la herramienta que lejos de llevarnos al estancamiento, el “estatus quo”, la conformidad o a la resignación es aquella que nos permite apalancarnos y levantarnos mientras esperamos con paciencia el cumplimiento de la promesa… entendiendo que, como hijos de Dios la promesa más grande que hemos recibido es la vida eterna en Cristo Jesús (2 Pedro 3:14-18). 

Ahora bien, cuando hablamos de promesas no solo nos referimos a la más importante (la salvación del alma) sino también a todas aquellas que a lo largo de nuestro camino en Cristo hemos recibido de él: sanidad, prosperidad, fertilidad, gracia, misericordia, perdón, dones del Espíritu Santo, sabiduría… y hasta más!!   Recordando siempre que el cumplimiento de todas estas promesas no busca el beneficio individual sino el privilegio de ser bendición a otros y de darle la gloria y la honra a Jesús por quien fueron hechas y para quien fueron hechas todas las cosas (Colosenses 1:16).

¿Cómo podemos entonces experimentar y utilizar la paciencia como herramienta en la espera de la promesa?  Esto lo hacemos:

1.  Poniendo los ojos en Jesús el autor y consumador de la fe. 

Esto recordando que la carrera es larga y extenuante pero que podemos poner nuestra mirada en aquel que da fuerzas al cansado y multiplica las fuerzas del que no tiene ninguna (Isaías 40:29-31).

2.  Recordar que hubo alguien quien soportó aun más de lo que nosotros podemos estar pasando. 

Si, Jesús se despojó de si mismo y tomó la semejanza de hombre y siendo puro y sin manchas entre nosotros vivió, y así mismo se humilló haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz (Filipenses 2:5-9).  ¿Acaso tu situación es mayor prueba que la que vivió Jesús?

 3.  Aceptando la disciplina de Dios.

Porque el Señor “el que tiene en poco la disciplina menosprecia su alma; mas el que escucha la corrección tiene entendimiento” (Proverbios 15:32)

Ciertamente el planteamiento de la Biblia en Santiago 1 en cuanto a tener por sumo gozo el hallarnos en diversas pruebas ya que cuando nuestra fe es puesta a prueba esta da como fruto paciencia más que algo real podría parecer retórico sin embargo este fue el modelo que Cristo nos dejó a través de su vida y sacrificio para la redención de nuestros pecados.  Más aun el versículo 12 de este mismo capítulo nos dice que es bienaventurado aquel que soporta la tentación porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman. 

La moraleja de esta reflexión es básicamente que solo a través de la paciencia y la fe podemos alcanzar la corona de vida en Cristo Jesús y precisamente esta debe ser nuestra primordial y principal motivación de vida ya que todo lo demás es perecedero y tiene fecha de culminación.

Amado hermano(a), ¿cuáles son las pruebas que están apartándolo del gozo en Cristo Jesús? ¿Siente que está corriendo pero no está seguro de hacia donde?  ¿Siente que las fuerzas lo han abandonado y que no podrá llegar hacia la meta?  Aguarda a Jehová; esfuérzate, y aliéntese tu corazón; sí, espera a Jehová. (Salmos 27:14).

Termina este tiempo de reflexión tomando un tiempo para orar y abrir tu corazón a Jesús.  Dios no espera que seas perfecto o que no tengas inquietudes, temores o debilidades, de hecho el ha prometido ser fuerte allí donde tú eres débil así que muéstrate ante él tal y como eres.  Hazlo confiando en que en la presencia de Dios hay plenitud de gozo.  Ciertamente en Dios encontrarás las fuerzas para seguir y la sabiduría para lidiar con las pruebas que tienes delante de ti.

Lectura semanal recomendada:

  1. Hebreos 12:12-29
  2. Romanos 5:1-21
  3. Hebreos 6:1-20
  4. Santiago 1:1-18
  5. Salmos 27:1-14
  6. Gálatas 5:1-26

Bendiciones,

Respuesta Bíblica.com

Who's Online

Hay 94 invitados y 22 miembros en línea

Estudios Bíblicos