Semana del 4 al 10 de mayo de 2014 - La encomienda de todo creyente
  • Envíenos sus preguntas o comentarios y le responderemos en base a lo que dice la Biblia acerca de su situación.  Además puede leer los comentarios de otras personas que han atravesado por experiencas como la suya.
  • Devocionales, estudios bíblicos y otros recursos que le ayudarán en su crecimiento espiritual.
  • Te has preguntado ¿qué hay después de la muerte?  La mayoría de las personas viven bajo el supuesto de que sus buenas obras lo llevarán al cielo pero, ¿es esto cierto?
  • 1
  • 2
  • 3

La encomienda de todo creyente

Base bíblica: Lucas 10:1-12; 17-20

Después de estas cosas, designó el Señor también a otros setenta, a quienes envió de dos en dos delante de él a toda ciudad y lugar adonde él había de ir. Y les decía: La mies a la verdad es mucha, mas los obreros pocos; por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies. Id; he aquí yo os envío como corderos en medio de lobos. No llevéis bolsa, ni alforja, ni calzado; y a nadie saludéis por el camino. En cualquier casa donde entréis, primeramente decid: Paz sea a esta casa. Y si hubiere allí algún hijo de paz, vuestra paz reposará sobre él; y si no, se volverá a vosotros. Y posad en aquella misma casa, comiendo y bebiendo lo que os den; porque el obrero es digno de su salario. No os paséis de casa en casa. En cualquier ciudad donde entréis, y os reciban, comed lo que os pongan delante; y sanad a los enfermos que en ella haya, y decidles: Se ha acercado a vosotros el reino de Dios. 10 Mas en cualquier ciudad donde entréis, y no os reciban, saliendo por sus calles, decid: 11 Aun el polvo de vuestra ciudad, que se ha pegado a nuestros pies, lo sacudimos contra vosotros. Pero esto sabed, que el reino de Dios se ha acercado a vosotros. 12 Y os digo que en aquel día será más tolerable el castigo para Sodoma, que para aquella ciudad.

17 Volvieron los setenta con gozo, diciendo: Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre. 18 Y les dijo: Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo. 19 He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará. 20 Pero no os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos.

Reflexión:

De niños nuestros padres suelen pedirnos que realicemos una que otra encomienda. Durante la adolescencia estas peticiones suelen crecer al nivel de responsabilidades y durante nuestra edad adulta llegan a convertirse en compromisos. Normalmente estos compromisos provienen del núcleo familiar o laboral o tal vez del círculo de amigos o la sociedad en su conjunto. Independientemente de donde o hacia quien sea el compromiso, el cumplimiento o no del mismo llega a impactar positiva o negativamente. Por ejemplo, un agricultor delega sobre sus peones la responsabilidad de preparar la tierra justo antes de la siembra. Ciertamente él espera que al llegar al campo con las semillas listas para ser lanzadas a tierra el terreno se encuentre arado y en óptimas condiciones para recibir esta semilla. Si el terreno no esta listo, obviamente la semilla corre el riesgo de no llegar a la profundidad necesaria para echar las raíces que luego le permitan elevarse hacia la superficie estando bien establecida en el suelo para así, eventualmente dar sus frutos.

De la misma forma, Jesús en su momento envió a estos 70 hombres de dos en dos para que preparasen el terreno hacia donde el planeaba ir. En ningún momento los llenó de falsas pretensiones ni les pintó un panorama libre de contratiempos. De hecho, al enviarlos hizo una comparación entre ellos y un cordero en medio de lobos dándoles así la certeza de que todos atravesarían dificultades extremas y que tal vez hasta temerían por sus vidas. ¿Cree usted que un cordero corra la suerte de sobrevivir en medio de una jauría de lobos? Las probabilidades de que esto sea así son casi nulas. Sin embargo, el relato bíblico nos cuenta que volvieron los 70 a dar cuenta de la experiencia… sí, estos corderos salieron ilesos de entre los lobos.  

Más adelante, luego de haber resucitado, Jesús reitera la orden a sus discípulos de que fuesen por todo el mundo predicando el evangelio a toda criatura (Marcos 16:14-20). La primera petición tenía la finalidad de hacer saber a los moradores de estas ciudades que Jesús iba a pasar por allí… la segunda petición poseía las mismas características con la diferencia de que en la primera, la profecía de la muerte y resurrección de Jesús no había sucedido en la segunda sí. Esto hace evidente el hecho de que el plan de Dios siempre ha sido el mismo: la salvación del hombre.

Es notorio que Jesús fue enfático al determinar está encomienda, llevar su Palabra a todas partes del mundo, como una de las más importantes ya que esto lo podemos observar también en Mateo 28:19 “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;” Lucas 24:47 “y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén.”, entre otros.

Muchos emprenden con entusiasmo la tarea otros, sencillamente se sientan a escuchar la encomienda sin embargo no encuentran las fuerzas o la motivación para levantarse y llevar a cabo la misión.   La Biblia nos dice en Mateo 24:13 “Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo”.

Aspectos importantes a tomar en consideración durante el cumplimiento de esta gran encomienda:

1. La encomienda consiste en llevar las buenas nuevas de salvación a todo el mundo. Es importante que este “todo el mundo” inicie con aquellos que están a nuestro alredor.

2. Debemos mantenernos enfocados en la encomienda,

  1. Nuestras primeras palabras para con los demás deben ser palabras de paz y esperanza
  2. Dios nos ha dado potestad de echar fuera demonios, sanar enfermos y hollar serpientes y escorpiones a través de su Espíritu Santo
  3. Debemos recordar que el regocijo mayor debe estar en el producto de nuestra obediencia: que nuestro nombre esté escrito en el libro de la vida.

Amado hermano (a), finalice este tiempo devocional dándole gracias a Dios por la salvación tan grande que usted ha obtenido a través de la redención de su alma por Cristo Jesús. Tome la decisión de ser una herramienta para que este mismo galardón sea recibido por los que le rodean y elabore una lista de ideas de cómo puede usted compartir las buenas nuevas de salvación con ellos. Puede empezar por compartirles su testimonio de transformación, el cual aún está en proceso.

Lecturas sugeridas para la semana:

  1. Mateo 24:1-14
  2. Marcos 16:14-20
  3. Hechos 2:29-42
  4. Lucas 24:36-53
  5. Romanos 6:1-14
  6. 1Pedro 3:8-22

Bendiciones!!

Who's Online

Hay 83 invitados y 23 miembros en línea

Estudios Bíblicos