Semana del 31 de agosto al 6 de septiembre de 2014 - Descansando en Jesús
  • Envíenos sus preguntas o comentarios y le responderemos en base a lo que dice la Biblia acerca de su situación.  Además puede leer los comentarios de otras personas que han atravesado por experiencas como la suya.
  • Devocionales, estudios bíblicos y otros recursos que le ayudarán en su crecimiento espiritual.
  • Te has preguntado ¿qué hay después de la muerte?  La mayoría de las personas viven bajo el supuesto de que sus buenas obras lo llevarán al cielo pero, ¿es esto cierto?
  • 1
  • 2
  • 3

Descansando en Jesús

Base bíblica: Mateo 11:25-30

25 En aquel tiempo, respondiendo Jesús, dijo: Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y de los entendidos, y las revelaste a los niños.
26 Sí, Padre, porque así te agradó.
27 Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre; y nadie conoce al Hijo, sino el Padre, ni al Padre conoce alguno, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar.
28 Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.
29 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas;
30 porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.

Reflexión:

Descansar no es más que hacer una pausa en la rutina o camino usual para recuperar fuerzas. En algunos grupos religiosos el descanso obligatorio forma parte de su doctrina es decir que es una norma puntual cuyo no cumplimiento representa un pecado flagrante. En el inicio cuando Dios creó los cielos y la tierra él también hizo una pausa al finalizar para ver que era bueno lo que había hecho (Génesis 2:2-3).

Cuando Dios habló a Moisés y le entregó las normas bajo las cuales su pueblo debía vivir incluyó el descanso obligatorio (Éxodo 20:8-11). Este tema ha sido hasta el día de hoy un punto de discusión entre unas y otras doctrinas. Incluso Jesús fue cuestionado porque, según la opinión de algunas personas, él y sus discípulos no observaban el día de reposo tal cual se encontraba en la ley de Moisés (Mateo 12:1-8). Jesús respondió a estos cuestionamientos haciéndoles ver a los que le cuestionaban que el propósitos del día de reposo originalmente fue para que el hombre hiciera un alto para darle la gloria a Dios por lo que él había hecho en ellos. Bien le dijo Samuel a Saúl en 1 Samuel 15:22 que “Jehová se complace tanto en los holocaustos y víctimas como en que se obedezca su palabra… que ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios y el prestar atención que la grosura de los carneros.

El mandamiento supremo es “amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo (Lucas 10:27). Esto, en definitiva reafirma la exposición de Jesús con respecto al día de reposo cuando cuestionó a aquellos que los criticaban en cuanto a que si era lícito hacer el bien o el mal o salvar una vida o no durante el día de reposo. ¿Acaso hacer el bien o salvar una vida durante el día de reposo no se constituye en una alabanza a Dios? ¿Acaso hacer el bien a otros no es parte de lo que Dios espera de nosotros… acaso no es eso obediencia?

Más que alimentar una discusión sobre si es apropiado, obligatorio o no obligatorio guardar el día de reposo como se estableció en la ley de Moisés, ciertamente es mejor analizar nuestra conducta frente al tiempo que dedicamos a la obra de Dios. ¿Es Dios nuestra prioridad? ¿Hacemos un alto en nuestra rutina para ver lo bueno que ha hecho Dios por nosotros? Y, los que observan el día de reposo, ¿lo utilizan para hacer el bien y dar la gloria a Dios por su gran misericordia o sencillamente lo hacen como lo hacían los fariseos en la época de Jesús en donde se seguía solo el aspecto ritual y no de modo integral?

No en vano Jesús obró milagros precisamente en el día de reposo… si lo analizamos detenidamente, ¿qué mejor día que el de reposo para hacer el bien? En aquel episodio en el que Jesús fue criticado por los fariseos no fue uno sino varios los ejemplos que utilizó para hacerles ver que lo que Dios espera de ellos es misericordia más no sacrificio. Como hijos de Dios debemos entrar en el reposo que Jesús nos procuró a través de su sacrificio en la cruz para la expiación de nuestros pecados. El sacrificio de Jesús fue precisamente para darnos libertad de los sacrificios siendo él aquel cordero perfecto y libre de manchas quien ofreció sacrificio de una vez y para siempre de modo que los que le reciben no tengan que someter más sacrificios sino solo obediencia. Entrar en el reposo que Jesús nos procuró es sencillamente escuchar su voz y no endurecer nuestros corazones frente a lo que él nos ofrece (Hebreos 4:4-13).

Entrar en el reposo de Jesús es un privilegio y una oportunidad tanto para gozarnos, congregarnos, estudiar la Palabra de Dios como para hacer el bien y darle la gloria a él por sus misericordias. Dicho de otro modo, es más importante tomar el tiempo para reposar en Dios que el día de la semana que se elija para ello. Bien lo dijo Jesús, es él el Señor del día de reposo… todo ha sido hecho por Dios y para Dios, y esto incluye el día de reposo (Colosenses 1:6)

Amado hermano(a), finalice este tiempo de reflexión tomando un tiempo para analizar su vida frente al tiempo que usted dedica para la obra de Dios. Si usted es de aquellos de los que culpan a sus obligaciones y compromisos por no dedicarle tiempo al crecimiento del cuerpo de Cristo, entonces tome la firme decisión de reestructurar su vida de modo de darle prioridad a lo que realmente la merece. Tenga en mente que en este tiempo usted debe incluir todos los recursos que Dios ha puesto en sus manos: familia, amigos, vecinos, compañeros de trabajo o de estudio y permita que ellos vean la gloria de Dios en usted de modo que aún ellos quieran de aquello que Dios ha puesto en usted. Si empieza con ellos verá como usted se convertirá en un ente multiplicador de la gracia de Dios… ¿no es para esto que hemos dido llamados?

Lectura semanal sugerida:

1. Exodo 20:1-17

2. Mateo 12:1-8

3. Lucas 10_21-37

4. Hebreos 4:1-13

5. Colosenes 1:16-23

6. Mateo 28:11-20

Bendiciones!!

 

Who's Online

Hay 42 invitados y 19 miembros en línea

Estudios Bíblicos