Semana del 3 de agosto al 9 de agosto de 2014 - La verdad nos hace libres
  • Envíenos sus preguntas o comentarios y le responderemos en base a lo que dice la Biblia acerca de su situación.  Además puede leer los comentarios de otras personas que han atravesado por experiencas como la suya.
  • Devocionales, estudios bíblicos y otros recursos que le ayudarán en su crecimiento espiritual.
  • Te has preguntado ¿qué hay después de la muerte?  La mayoría de las personas viven bajo el supuesto de que sus buenas obras lo llevarán al cielo pero, ¿es esto cierto?
  • 1
  • 2
  • 3

La verdad nos hace libres

Base bíblica: Juan 8:31-38

31 Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos;
32 y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.
33 Le respondieron: Linaje de Abraham somos, y jamás hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo dices tú: Seréis libres?
34 Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado.
35 Y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí queda para siempre.
36 Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.
37 Sé que sois descendientes de Abraham; pero procuráis matarme, porque mi palabra no halla cabida en vosotros.
38 Yo hablo lo que he visto cerca del Padre; y vosotros hacéis lo que habéis oído cerca de vuestro padre.

Reflexión:

El término libertad se basa en la facultad del ser humano de obrar o no según su inteligencia y antojo; obviamente la esclavitud es todo lo opuesto. En la actualidad, la esclavitud como situación o condición legal es prohibida en todo el mundo, sin embargo las estadísticas de organizaciones internacionales muestran pruebas de que en algunos países del mundo aun existe algún tipo de esclavitud.

Aun cuando para muchos es aberrante la idea de encontrarse sometido y sin poder de libre movimiento e incluso de decisión tan al punto de poder ser intercambiado, vendido o comercializado como un bien o recurso, hoy día la mayor parte de la población mundial vive bajo algún tipo de esclavitud ya sea voluntaria o impuesta. Es común ver a muchas personas que se sienten impedidas para desarrollar alguna actividad sin antes hacer cosas como portar sus teléfonos móviles, leer el horóscopo o consumir algún tipo de bebida, alimento o medicamento. Ciertamente, todo aquel que atraviesa una dependencia hacia el cigarrillo, las drogas o cualquier tipo de bebida se encuentra sumergido en un tipo de esclavitud.

El propósito principal del sacrificio de Jesús es, aun hoy día, traer libertad al mundo. A partir del sacrificio de Jesús esta libertad está a disposición del que la reclame. ¿Se siente usted esclavo pero no sabe de qué? ¿Reconoce usted que es esclavo en algún aspecto de su vida? La Biblia nos dice en Gálatas 5:13 que a libertad fuimos llamados, entonces usted debe luchar por alcanzar esta libertad por la que Jesús pagó precio tan alto.

Alguno podrá preguntar cómo saber si es esclavo, sencillamente hágase un autoanálisis en base a los siguientes aspectos:

1. ¿Se encuentra imposibilitado para hacer una multiplicidad de cosas debido a un solo factor como por ejemplo el tener que fumar cigarrillos todos los días para evitar periodos de ansiedad?

2. ¿Desea hacer cosas pero se limita usted mismo debido a factores externos como el trabajo o la falta de algún recurso?

3. ¿Su incapacidad por hacer cosas como consecuencia de su dependencia está causando deficiencias en su capacidad para relacionarse con otras personas o, más aún, conflictos en sus relaciones interpersonales?

4. ¿Puedes decir con certeza que Jesús es tu Señor que lo sigues sin limitaciones ni privaciones?

Si la respuesta a alguna de estas preguntas es si, entones usted, como la mayoría de las personas, se encuentra en esclavitud. La Biblia nos dice en Gálatas 5:1 que debemos procurar estar firmes en la libertad que por Jesús tenemos y no buscar seguir en la esclavitud que ante de Cristo teníamos. Entonces, ¿cómo ser verdaderamente libres? Entendiendo que en la Palabra de Dios constituye la verdad, esta nos da, a través de Juan 8:31-38, las siguientes recomendaciones:

1. Guardar la Palabra de Dios.

Esto se logra desarrollando el hábito de la lectura e la Biblia, y no solo la lectura sino el estudio y la reflexión exhaustiva de la misma. Salmos 1:1-3 llama “bienaventurado aquel que medita en la Palabra de Dios de día y de noche”,

2. Confesar nuestra esclavitud y declarar libertad. Este paso es importante ya que si no se acepta la situación de esclavitud mal se podrá luchar para salir de ella. 1 Juan 1:9 nos dice que si confesamos nuestros pecados Dios es fiel y justo para perdonarnos y librarnos de toda maldad.

3. Recibir y aceptar la libertad que Dios otorga.

La libertad es un estado al que se llega por elección… la no aceptación de esta libertad se convierte en un desprecio flagrante del sacrificio de Cristo en la cruz. Hebreos 4:1-16 nos exhorta a acercarnos al trono de Dios para así alcanzar misericordia para el socorro oportuno.

Amado hermano, culmine este tiempo de reflexión realizando un examen de su persona frente a los estímulos externos y defina para usted qué cosas lo han mantenido en la esclavitud. Una vez hecho esto, siga los pasos sugeridos para ser libre en Cristo Jesús. Tome además un tiempo para, en oración, entregarle a Dios toda sus cargas y para pedirle fortaleza para, en adelante, permanecer firme en la libertad a la cual todos hemos sido llamados.

Lecturas sugeridas:

1. Gálatas 5:1-15

2. Salmos 1:1-6

3. 1 Juan 1:1-10

4. Hebreos 4:1-16

5. Romanos 4:13-25

Bendiciones!!

Who's Online

Hay 44 invitados y 20 miembros en línea

Estudios Bíblicos