Semana del 27 de julio al 2 de agosto de 2014 - El poder del ayuno
  • Envíenos sus preguntas o comentarios y le responderemos en base a lo que dice la Biblia acerca de su situación.  Además puede leer los comentarios de otras personas que han atravesado por experiencas como la suya.
  • Devocionales, estudios bíblicos y otros recursos que le ayudarán en su crecimiento espiritual.
  • Te has preguntado ¿qué hay después de la muerte?  La mayoría de las personas viven bajo el supuesto de que sus buenas obras lo llevarán al cielo pero, ¿es esto cierto?
  • 1
  • 2
  • 3

El poder del ayuno

Base bíblica: Isaias 58:1-12

Clama a voz en cuello, no te detengas; alza tu voz como trompeta, y anuncia a mi pueblo su rebelión, y a la casa de Jacob su pecado.
2 Que me buscan cada día, y quieren saber mis caminos, como gente que hubiese hecho justicia, y que no hubiese dejado la ley de su Dios; me piden justos juicios, y quieren acercarse a Dios.
3 ¿Por qué, dicen, ayunamos, y no hiciste caso; humillamos nuestras almas, y no te diste por entendido? He aquí que en el día de vuestro ayuno buscáis vuestro propio gusto, y oprimís a todos vuestros trabajadores.
4 He aquí que para contiendas y debates ayunáis y para herir con el puño inicuamente; no ayunéis como hoy, para que vuestra voz sea oída en lo alto.
5 ¿Es tal el ayuno que yo escogí, que de día aflija el hombre su alma, que incline su cabeza como junco, y haga cama de cilicio y de ceniza? ¿Llamaréis esto ayuno, y día agradable a Jehová?
6 ¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo?
7 ¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes albergues en casa; que cuando veas al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu hermano?
8 Entonces nacerá tu luz como el alba, y tu salvación se dejará ver pronto; e irá tu justicia delante de ti, y la gloria de Jehová será tu retaguardia.
9 Entonces invocarás, y te oirá Jehová; clamarás, y dirá él: Heme aquí. Si quitares de en medio de ti el yugo, el dedo amenazador, y el hablar vanidad;
10 y si dieres tu pan al hambriento, y saciares al alma afligida, en las tinieblas nacerá tu luz, y tu oscuridad será como el mediodía.
11 Jehová te pastoreará siempre, y en las sequías saciará tu alma, y dará vigor a tus huesos; y serás como huerto de riego, y como manantial de aguas, cuyas aguas nunca faltan.
12 Y los tuyos edificarán las ruinas antiguas; los cimientos de generación y generación levantarás, y serás llamado reparador de portillos, restaurador de calzadas para habitar.

Reflexión:

Ayunar consiste en abstenerse total o parcialmente de comer y de beber durante algún tiempo generalmente por motivos de salud o religiosos. Muchos movimientos religiosos promueven el ayuno como herramienta de purificación, modelo de disciplina y hasta como castigo.

Añadiendo algo de contexto histórico, en el medio oriente durante la época bíblica el tiempo destinado al consumo de los alimentos era de gran relevancia. Los alimentos eran reconocidos como parte de la bendición de Dios al tiempo que la ausencia del mismo era considerada como castigo o maldición, esto tomando en cuenta que en aquella época la totalidad de los alimentos que se consumían llegaban directamente de las cosechas de la tierra y la crianza de algunos animales. Es precisamente en Deuteronomio capítulo 28 que encontramos la instrucción de Dios en cuanto a las consecuencia de la obediencia y la desobediencia… las bendiciones de la obediencia traen consigo abundancia de alimentos por otro lado, la desobediencia puede traer consigo escasez, hambre y separación de Dios.

Eran los alimentos, debido a su suprema importancia, los que se presentaban a Dios como sacrificio por el perdón de los pecados y también en acción de gracias. Dicho esto no es tan difícil deducir el tiempo que dedicaban las personas no solo en el consumo de alimentos sino también en la preparación de los mismos. El ayuno realizado con fines espirituales propone utilizar el tiempo destinado al consumo y preparación de los alimentos para buscar la presencia de Dios y/o fortalecer el alma.

Cuando un individuo decide no comer toma esta decisión con la mente, esto no quiere decir que el cuerpo no le va a pedir alimento, muy por el contrario, las funciones corporales siguen su rumbo habitual lo que sugiere una demanda de nutrientes. Cuando nuestro cuerpo, o dicho de otra forma, nuestra carne es más fuerte que nuestra mente (alma) entonces nuestras decisiones, motivaciones y acciones tenderán a favorecer a nuestros deseos carnales. Sin embargo, cuando nuestra mente es más fuerte entonces somos capaces de accionar aun por encima de nuestros deseos y necesidades corporales… es decir, un creyente fortalecido espiritualmente estará en la capacidad de tomar la decisión de morir antes de pecar. Sí, aunque suene drástico, es más inteligente priorizar en el bienestar del alma que la del cuerpo ya que el alma es eterna pero el cuerpo no y son nuestras decisiones y acciones las que van a determinar donde, nuestra alma, pase la eternidad.

Jesús, nuestro modelo, fue tentado por el diablo durante aquellos 40 días de ayuno en el desierto justo después de haber sido bautizado por Juan el bautista (Mateo 4:1-11). El diablo pudo tentar a Jesús porque en su naturaleza humana, obviamente luego de tantos días sin comer, tuvo hambre sin embargo su conocimiento de Dios y su Palabra le permitieron resistir la tentación dejándonos así el modelo por excelencia para vencer, aún en el plano físico con una herramienta espiritual. Jesús conocía el propósito de su vida en la tierra así que sabía que si este propósito no se cumplía el hambre no terminaría con él… ¿Conocemos nosotros nuestro propósito en la tierra de modo que nada nos pueda conmover ni apartar del camino correcto?

En la Biblia encontramos ejemplos de personajes que utilizaron el ayuno como herramienta para fortalecer su espíritu frente a situaciones difíciles; otros lo hicieron para honrar y mostrar la gloria de Dios. Entre estos personajes podemos citar:

1. El sacerdote y escriba Esdras. (Esdras 8:21-23). Esdras, como escriba, era conocedor de la Palabra de Dios y testigo de su grandeza y poder. Conociendo él y creyendo en la promesa de que el pueblo de Israel reedificaría el templo, halló gracia delante de Artajerjes, rey de Persia, para que volviera a Jerusalén con oro y plata que ellos voluntariamente ofrecían para que Esdras comprase becerros, carneros y corderos con sus ofrendas y libaciones para ofrecer en el altar a Dios. Esdras, entonces llamó al ayuno al pueblo que iría con él para que juntos se humillaran delante de Dios pidiéndole que los guardara y guiara en el camino hacia Jerusalén, y Dios así lo hizo.

2. Daniel (Daniel capítulos 10, 11 y 12) Daniel, antes de recibir la revelación de Dios atravesó un tiempo de ayuno en el cual no consumió ni carne ni vino. Pasado este tiempo, Dios le mostró a Daniel como acontecería a su pueblo en los días postreros.

3. Jesús (Mateo 4:1-11). Jesús, justo antes del inicio de su ministerio conocido, fue llevado por el Espíritu al desierto en donde fue tentado por el diablo. Durante este tiempo el diablo intentó hacer caer a Jesús apelando a su naturaleza humana específicamente en torno a sus necesidades de alimento, de seguridad y de sentimiento de pertenencia y posesión.  Jesús, en su naturaleza humana, estaba expuesto al frío, al calor, al dolor físico, al hambre y a la soledad. La respuesta de Jesús a todas estas propuestas se basaron en la Palabra de Dios y fue así como pudo vencer las tentaciones ya que al escuchar estas palabras el diablo le dejó y vinieron ángeles a servirle.

Estos tres ejemplos bíblicos nos presentan un modelo de ayuno y oración infalible. ¿Qué más dice la Biblia acerca del ayuno acompañado de la oración?

1. Es una herramienta sin la cual no se pueden echar fuera ni reprender demonios (Mateo 17:21)

2. El ayuno debe hacerse para agradar a Dios y no para presumir delante de los demás (Mateo 6:16-18)

3. El ayuno debe no solo buscar el bienestar personal sino el de los demás (Isaías 58:6)

El ayuno es un ejercicio espiritual que debe dar como resultado el fortalecimiento del espíritu del que lo practica. Es importante señalar que durante esos procesos el diablo suele ejercer mayor presión a través de tentaciones sobre el que ayuna así como lo hizo con Cristo Jesús. Tomando esto en cuenta, prepárese física y espiritualmente para el ayuno. Previo a éste, de ser posible, disminuya gradualmente la ingesta de alimentos de modo que su cuerpo no sienta el impacto de forma radical. Por otro lado, presente en oración el ayuno delante de Dios buscando así su dirección en torno a la lectura bíblica, el tiempo de abstinencia y el espacio en donde se desarrollará este ejercicio espiritual.

Amado hermano (a), le invitamos a incluir el ayuno como un ejercicio a desarrollar. Le garantizamos que desarrollará fortaleza y crecerá espiritualmente.

Lecturas sugeridas:

1. Deuteronomio 28:1-14

2. Deuteronomio 28:15-68

3. Esdras 8:21-36

4. Mateo 4:1-11

5. Mateo 17:14-21

6. Mateo 6:5-18

Bendiciones!!

Who's Online

Hay 30 invitados y 23 miembros en línea

Estudios Bíblicos