Semana del 25 al 31 de mayo de 2014 - Administración Financiera del Hogar - Primera Parte
  • Envíenos sus preguntas o comentarios y le responderemos en base a lo que dice la Biblia acerca de su situación.  Además puede leer los comentarios de otras personas que han atravesado por experiencas como la suya.
  • Devocionales, estudios bíblicos y otros recursos que le ayudarán en su crecimiento espiritual.
  • Te has preguntado ¿qué hay después de la muerte?  La mayoría de las personas viven bajo el supuesto de que sus buenas obras lo llevarán al cielo pero, ¿es esto cierto?
  • 1
  • 2
  • 3

Administración Financiera del Hogar - Primera Parte

Referencia bíblica: 1 Corintios 4:1-14

2 Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel. 3 Yo en muy poco tengo el ser juzgado por vosotros, o por tribunal humano; y ni aun yo me juzgo a mí mismo. 4 Porque aunque de nada tengo mala conciencia, no por eso soy justificado; pero el que me juzga es el Señor. 5 Así que, no juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor, el cual aclarará también lo oculto de las tinieblas, y manifestará las intenciones de los corazones; y entonces cad uno recibirá su alabanza de Dios. 6 Pero esto, hermanos, lo he presentado como ejemplo en mí y en Apolos por amor de vosotros, para que en nosotros aprendáis a no pensar más de lo que está escrito, no sea que por causa de uno, os envanezcáis unos contra otros. 7 Porque ¿quién te distingue? ¿o qué tienes que no hayas recibido? Y si lo recibiste, ¿por qué te glorías como si no lo hubieras recibido? 8 Ya estáis saciados, ya estáis ricos, sin nosotros reináis. !!Y ojalá reinaseis, para que nosotros reinásemos también juntamente con vosotros! 9 Porque según pienso, Dios nos ha exhibido a nosotros los apóstoles como postreros, como a sentenciados a muerte; pues hemos llegado a ser espectáculo al mundo, a los ángeles y a los hombres. 10 Nosotros somos insensatos por amor de Cristo, mas vosotros prudentes en Cristo; nosotros débiles, mas vosotros fuertes; vosotros honorables, mas nosotros despreciados. 11 Hasta esta hora padecemos hambre, tenemos sed, estamos desnudos, somos abofeteados, y no tenemos morada fija. 12 Nos fatigamos trabajando con nuestras propias manos; nos maldicen, y bendecimos; padecemos persecución, y la soportamos. 13 Nos difaman, y rogamos; hemos venido a ser hasta ahora como la escoria del mundo, el desecho de todos. 14 No escribo esto para avergonzaros, sino para amonestaros como a hijos míos amados.

Reflexión:

En el principio creó Dios los cielos y la tierra… todo lo necesario para que el hombre existiera y subsistiera lo creo Dios aún antes de la creación del hombre (Génesis 1, y Hageo 2:8 vemos referencias de esto). A través de su Palabra conocemos que “Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. Colosenses 1:16.

Dicho esto, les presentamos cinco principios de administración que le permitirán manejar sabia y eficientemente los recursos que Dios ha puesto en sus manos. Esta propuesta le servirá como modelo de trabajo en su hogar ya que está diseñada para ser utilizada por la familia en su conjunto.

Principios de administración financiera:

  1. Organización
  2. Unidad
  3. Obediencia
  4. Inverción en el reino de Dios
  5. Agradecimiento

Durante esta semana analizaremos los dos primeros principios; los otros dos principios se incluirán en el estudio bíblico la semana del 1 al 7 de junio de 2014.

1. Organización

Cuando Dios creo el cielo y la tierra y todo lo que en el hay lo hizo organizadamente. Si vemos el modelo que utilizó Dios observamos que tomo 7 días para distribuir el trabajo y aún incluyó un día de descanso habiendo finalizado su labor (Génesis 1). Aún a lo largo de toda la Biblia vemos como Dios establecía modelos de organización: el modelo de construcción del Arca de Noe, las Tablas de la Ley, las leyes dadas a Moisés para el pueblo de Israel, el modelo de construcción del Tabernáculo, el diseño de las vestiduras de los sacerdotes… en fin… la Biblia muestra una de las características del carácter de Dios que vamos a utilizar como principio de organización “Dios es un dios de orden”.

Todo aquel que se hace llamar discípulo (seguidor) de Cristo debe estar dispuesto a someterse a su liderazgo y a su modelo de operación. El seguidor de Cristo debe estar dispuesto a reconocer que nada es suyo y que él es solo un administrador de lo que Dios ha puesto en sus manos. El seguidor de Cristo debe estar dispuesto a sobrepasar todo obstáculo que se interponga entre él y Dios.

Lucas 14:28-32 nos dice “Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla? 29 No sea que después que haya puesto el cimiento, y no pueda acabarla, todos los que lo vean comiencen a hacer burla de él, 30 diciendo: Este hombre comenzó a edificar, y no pudo acabar. 31 ¿O qué rey, al marchar a la guerra contra otro rey, no se sienta primero y considera si puede hacer frente con diez mil al que viene contra él con veinte mil? 32 Y si no puede, cuando el otro está todavía lejos, le envía una embajada y le pide condiciones de paz.

¿Pondría usted todos sus ahorros… todos sus bienes en manos de un administrador que no sabe sumar, restar, multiplicar ni dividir? Entonces, ¿por qué esperamos que Dios ponga cosas en nuestras manos si es esto lo que precisamente hacemos, no nos detenemos, primeramente, a hacer los cálculos necesarios para administrar lo que tenemos en nuestras manos.

Deseamos lo que otros tienen, aún aquellos que no son creyentes pero que han logrado alcanzar muchas cosas y aún muchas riquezas terrenales… y hasta muy en el fondo cuestionamos el por qué Dios les ha permitido tener todas estas cosas si ellos no son sus discípulos… pero, acaso los principios de la Biblia solo se aplican a los discípulos de Dios y no a toda su creación? La Palabra de Dios nos dice que Dios hace salir el sol sobre buenos y malos y hace llover sobre justos y sobre injustos (Mateo 5:45).

Entonces, debemos empezar por organizar nuestras recursos: nuestras finanzas, el tiempo, nuestra familia, nuestros hogares. Organizar nuestras finanzas implica el establecer un presupuesto que cubra e incluya todos los rubros posibles considerando nuestros ingresos reales (al final de este la exposición les presentaremos un modelo de presupuesto familiar que podrán ejecutar como pareja). En cuanto al tiempo, es importante trabajar en virtud de la cantidad y calidad de tiempo que se le dedica a todos los aspectos de la vida: la familia, el trabajo, el servicio dentro y fuera de la congregación, etc.

Aun nuestras familias y hogares son recursos que Dios ha puesto en nuestras manos. ¿Cómo administramos estos recursos? Si vemos a nuestra familia como recursos entonces trataremos de obtener el mayor rédito de ella. Si nuestra familia ha sido puesta en nuestras manos como recurso es porque Dios espera que cuando nos pida cuentas de ellas no salgamos a responder que preferimos esconderla para así evitar que algo le sucediera… sino que, como buenos administradores podamos mostrarle a Dios los frutos que ella ha dado.

2. Unidad

La Biblia nos dice en Marcos 3:24-25 “Si un reino está dividido contra sí mismo, tal reino no puede permanecer. 25 Y si una casa está dividida contra sí misma, tal casa no puede permanecer.”

La unidad como estrategia de administración financiera propone un sistema mediante el cual las cabezas del hogar establecen en conjunto y en consenso cuáles son sus recursos y cómo van a ser utilizados, esto pensando en el bienestar de la familia en su conjunto y no a nivel de un individuo en particular.

Este proceso debe incluir la definición de quién en la pareja va administrar los recursos.   El que la esposa lo haga no quiere decir que le quita en lo absoluto la autoridad a su esposo ya que aun haciéndolo partimos de la premisa de que todo se hace en consenso pero bajo la autoridad del hombre quien ha sido llamado a ser la cabeza del hogar. Pero, si la esposa tiene mayores aptitudes para hacer cuentas y llevar números que el esposo entonces es una buena idea que ella lo haga. Si es el esposo es el que cuenta con estas aptitudes entonces que lo haga él.

Muchos hemos escuchado de familias en las que la mayor parte de los recursos han sido invertidos en la educación de uno de los hijos cuando en la familia hay varios. Ciertamente a este hijo le ha va bien y termina una carrera exitosa en el extranjero y llega a desarrollarse a su pleno potencial… sin embargo este éxito individual arrastró y costó años de escasez, frustración y necesidades no suplidas por todo el resto de la familia. ¿Les parece esta una administración sabía y en unidad de las finanzas en un hogar?

Finalice este tiempo de reflexión evaluando como puede organizarse para llevar un mejor sistema financiero en su hogar. ¿Qué arreglos debe realizar? ¿Qué recursos posee hoy día que pueda invertir para mejorar su sistema de finanzas?

Tome un tiempo de oración y pídale a Dios que le de la sabiduría para administrar los recursos que Dios pone en sus manos.

Lecturas sugeridas para la semana:

1. Lucas 14:25-35

2. Marcos 3:20-30

Who's Online

Hay 113 invitados y 22 miembros en línea

Estudios Bíblicos