Semana del 20 de julio al 26 de julio de 2014 - Huyendo del pecado para agradar a Dios
  • Envíenos sus preguntas o comentarios y le responderemos en base a lo que dice la Biblia acerca de su situación.  Además puede leer los comentarios de otras personas que han atravesado por experiencas como la suya.
  • Devocionales, estudios bíblicos y otros recursos que le ayudarán en su crecimiento espiritual.
  • Te has preguntado ¿qué hay después de la muerte?  La mayoría de las personas viven bajo el supuesto de que sus buenas obras lo llevarán al cielo pero, ¿es esto cierto?
  • 1
  • 2
  • 3

Huyendo del pecado para agradar a Dios

Base bíblica: Salmos 32:1-11

Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada, y cubierto su pecado.


  1. Y en cuyo espíritu no hay engaño.

  2. En mi gemir todo el día.

  3. Se volvió mi verdor en sequedades de verano. Selah
  4. pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad.
    Dije: Confesaré mis transgresiones a Jehová;
    Y tú perdonaste la maldad de mi pecado. Selah

  5. Ciertamente en la inundación de muchas aguas no llegarán éstas a él.

  6. Con cánticos de liberación me rodearás. Selah

  7. Sobre ti fijaré mis ojos.

  8. Que han de ser sujetados con cabestro y con freno,
    Porque si no, no se acercan a ti.

  9. Mas al que espera en Jehová, le rodea la misericordia.

  10. Y cantad con júbilo todos vosotros los rectos de corazón.

Reflexión:

En las escrituras encontramos la historia de José, aquel hijo de Israel quien fue vendido por sus hermanos como esclavo a extranjeros que pasaban por sus tierras. Este joven vivió una experiencia muy difícil al encontrarse en cierta ocasión en casa de Potifar, su jefe en aquel momento ya que la esposa de Potifar constantemente lo acosaba y lo instaba a que tuviera relaciones sexuales con ella. Es imposible no considerar lo compleja de la situación además de considerar lo hermosa que ha de haber sido la esposa de un hombre tan poderoso ya que ella seguramente tenía a su disposición las mejores telas, los vestidos más hermosos así como los perfumes y la servidumbre necearías para mantener su aspecto físico en óptimas condiciones. Ciertamente José evaluó todas estas consideraciones pero, a diferencia de lo que muchos otros en su lugar hubiesen hecho, él decidió literalmente huir de la tentación. Esta decisión le costó nuevamente encontrarse durante muchos años nuevamente en prisión sin embargo Dios honró su obediencia y finalmente fue puesto como Señor aún por encima de personajes como Potifar. (Génesis capítulos 39 al 41).

La historia de José y la esposa de Potifar se repite cada día en la vida de muchas personas quienes se ven seducidas y hasta acosados sexualmente por sus jefes, los familiares de sus cónyuges, las vecinas o vecinos, y hasta mal llamados amigos o amigas. También están aquellos que son seducidos por la tentación de tomar algo que no les pertenece, por mentir para salir de un problema, por pagar una coima, por repetir y diseminar un chisme… en fin, en este punto, la solución por excelencia y comprobada es literalmente huir de la tentación.

Un verdadero creyente entiende que ya que fuimos creados a la imagen y semejanza de Dios entonces tenemos lo necesario para soportar las tentaciones y actuar de modo oportuno. La Biblia nos dice en 1 Corintios 10:13 que Dios no permite que seamos tentados más allá de lo que podamos soportar y más aún que, juntamente con la tentación se nos dará una salida para que podamos soportar.

Cuan común es escuchar el popular argumento “es que la carne es débil”, sin embargo la Palabra de Dios nos exhorta de modo que “diga el débil fuerte soy” (Joel 3:10). También nos dice la Biblia en Mateo 24:13 que el que persevera hasta el fin, éste será salvo… en Hebreos 12:14 que sin santidad nadie verá al Señor… en Lucas 21:19 que con perseverancia ganaréis vuestras alma”. Es en la Biblia en donde debemos buscar los recursos necesarios para fortalecer nuestra alma en los momentos de tentación y no, como según el argumento de mundo actual, “siguiendo los deseos de nuestro corazón”. Ciertamente Jeremías 17:9 nos dice que “engañoso es el corazón más que todas las cosas y perverso”. Por otra parte, Dios conoce nuestra naturaleza y sabe que, como seres humanos, experimentamos dolor, tristeza y frustración al tener que terminar relaciones que nos pueden llevar por el mal camino o al tener que abandonar empleos en los que nos obliguen a hacer cosas que a Dios no le agradan o cuando ni aún en medio de la necesidad tomamos lo que no nos pertenece. Sabiendo esto sabiamente Jesús nos dice que si nuestro ojo nos es causa de tropiezo que es mejor arrancarnos ese ojo ya que es mejor llegar al cielo sin un ojo que al infierno con los dos ojos (Marcos 9:47).

Apartarse del pecado y de todo lo relacionado el es seguir el mandato bíblico en 2 Timoteo 2:19 “apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Dios”, y esto lo reitera en relación directa con el contexto del versículo y es que Dios conoce a los que son suyos.  Convencidos de que agradar a Dios debe ser nuestra prioridad entonces extraemos algunas recomendaciones del extracto bíblico utilizado como base de esta reflexión:

1. Hablar con Dios y someter a él tu causa (Versículo 6).

Encontrarse en medio de una tentación es parecido a la representación de este verso bíblico, como si se estuviera en medio de un lugar inundado de agua sin una ruta aparente de salida, sin embargo allí mismo nos dice el salmista que cuando oramos a Dios somos rescatados por él en el momento oportuno.

2. Elevar una alabanza a Dios con nuestra boca y en nuestro corazón (Versículo 7).

Ciertamente hay poder en la alabanza a Dios y no solo a través de cánticos sino también a través de frases que describen su grandeza y gloria ya que esto no solo tiene efecto e el mundo natural sino en el mundo espiritual. 1 Tesalonicenses 5:16-18 nos exhorta a permanecer gozosos siempre y a orar sin cesar dando gracias a Dios por todo y perseverando en no contristar el Espíritu Santo de Dios en nosotros.

3. Ser obedientes a la Palabra de Dios evitando la necedad (Versículo 9 y 10)

Ser necios es actuar en contra de la palabra de Dios con conocimiento expreso y con alevosía. Debido a que Dios nos ama, muchas veces permitirá que algunas situaciones nos opriman de modo que nos volvamos del mal camino. Como dice el versículo en cuestión, el mulo debe ser sometido y sujetado para ser orientado por el camino deseado ya que con la más mínima distracción éste se dirige hacia otro lugar y no es sino a punta de golpe de látigo que enfoca y camina hacia donde su señor lo dirige. Un hijo de Dios no debe tener la necesidad, como un mulo, de siempre necesitar ser oprimido para mantenerse en el camino correcto.

Culmine este tiempo de reflexión tomando un tiempo para darle gracias a Dios porque hasta aquí él lo ha traído.   Cobre ánimos sabiendo que en Dios está la fortaleza que usted necesita para vencer la tentación y memorice y repita para sí durante esta semana y en adelante el siguiente versículo bíblico:

Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para la preservación del alma. Hebreos 10:39

Lectura bíblica recomendada para esta semana:

Día 1: 1 Corintios 10:1-22

Día 2:  Mateo 24:3-28

Día 3:  Hebreos 12:12-29

Día 4:  Lucas 21:7-24

Día 5:  2 Timoteo 2:14-26

Día 6:  Hebreos 10:26-39

Bendiciones!!

Who's Online

Hay 27 invitados y 23 miembros en línea

Estudios Bíblicos