Semana del 18 al 24 de mayo de 2014 - Esfuérzate y se valiente
  • Envíenos sus preguntas o comentarios y le responderemos en base a lo que dice la Biblia acerca de su situación.  Además puede leer los comentarios de otras personas que han atravesado por experiencas como la suya.
  • Devocionales, estudios bíblicos y otros recursos que le ayudarán en su crecimiento espiritual.
  • Te has preguntado ¿qué hay después de la muerte?  La mayoría de las personas viven bajo el supuesto de que sus buenas obras lo llevarán al cielo pero, ¿es esto cierto?
  • 1
  • 2
  • 3

Esfuérzate y se valiente

Base bíblica: Josué 1:1-9

Aconteció después de la muerte de Moisés siervo de Jehová, que Jehová habló a Josué hijo de Nun, servidor de Moisés, diciendo: Mi siervo Moisés ha muerto; ahora, pues, levántate y pasa este Jordán, tú y todo este pueblo, a la tierra que yo les doy a los hijos de Israel. Yo os he entregado, como lo había dicho a Moisés, todo lugar que pisare la planta de vuestro pie. Desde el desierto y el Líbano hasta el gran río Eufrates, toda la tierra de los heteos hasta el gran mar donde se pone el sol, será vuestro territorio. Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé. Esfuérzate y sé valiente; porque tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra de la cual juré a sus padres que la daría a ellos. Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas. Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien. Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.

Reflexión:

El pueblo de Israel, sumergido en la esclavitud y la opresión en Egipto, clamo a Jehová su Dios por libertad., y Dios escuchó el clamor de éste su pueblo y levantó a uno de sus siervos para que fuera delante de Faraón, rey de Egipto, para que dejara en libertad al pueblo de Israel para que ellos pudiesen irse y adorar a su Dios fuera de sus tierras. Moisés, quien había sido criado como hijo adoptivo de una de las hijas de Faraón y luego había huido de estas tierras después de haber asesinado a uno de los guardas que oprimían al pueblo, fue el instrumento que Dios utilizó para hablar tanto al pueblo de Israel como a Faraón .

Luego de que Dios quebrantara la resistencia de Faraón a través de una serie de plagas que solo afectaron al pueblo de Egipto, finalmente éste accedió en dejar ir al pueblo de Israel y ellos finalmente iniciaron su peregrinar hacia la tierra que Dios les había prometido (Éxodo 12:37-51). A partir de entonces el pueblo de Israel caminó por el desierto siendo guiados por Dios de día a través de una nube y de noche a través de una columna de fuego. Durante este peregrinar, Dios obró grandes milagros… sustentó a su pueblo con maná (pan del cielo) y codornices; los proveyó de la mejor y más exclusiva marca de ropa y calzado y que jamás se desgastó; hizo brotar agua de una roca. Luego de aproximadamente 40 años de peregrinar por el desierto, Moisés muere después de haber visto mas no entrado en la tierra prometida.

Fue en este escenario en el que Josué fue llamado por Dios para guiar al pueblo a poseer la tierra que él les había prometido. Josué fue el mismo que años antes fuere enviado como espía para evaluar las condiciones de la tierra prometida siendo uno de los pocos que regresó con noticias alentadoras. Había sido Josué quien permaneció, en aquel entonces, como fiel servidor de Moisés y creyó que aquella tierra desde la que fluía leche podría ser entregada por Dios en sus manos.

Podríamos decir que el reto que afrontaría Josué era de gran magnitud… el tenía que guiar a un pueblo que rebelde y de dura cerviz. Tenía que guiar al mismo pueblo al que él, en reiteradas ocasiones, vio actuar determinantemente alejado de la voluntad de su Dios.

A este hombre que se mantuvo junto a Moisés, incluso a pesar de arriesgar su propia vida, Dios le habla directamente y lo refiere de la siguiente manera:

1. Levántate y posee:

Levantarse implica mucho más que solo ponerse de pie… también implica el soltar la pesada carga y disponerse a salir seguir adelante sabiendo que aquel quien llama (Jehová), será quien guiará sus pasos lo su sustentará.                                                                                        

Isaías 41:10 “No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.”

2. Nadie te podrá enfrentar.

El mismo dios que estuvo con Josué en todo momento es el que día tras día nos guía y nos sostiene. Jehová es Todopoderoso y es poderoso y misericordioso para cubrir a los suyos y protegerlos de toda maldad.

Salmos 91:1-2 “El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; mi Dios, en quien confiaré.

3. Esfuérzate y se valiente

Ser esforzados y valientes implica caminar la milla extra… implica invertir en lo que verdaderamente importa, en la salvación del alma.

Romanos 8:37 “Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.”

4. No te apartarse de ley de Dios.

No apartarse de la ley de Dios se refiere primordialmente a la obediencia a su Palabra. En ella podemos encontrar la voluntad de Dios y el modelo de vida que Él espera que vivamos.

Proverbios 7:1-3 “Hijo mío, guarda mis razones, y atesora contigo mis mandamientos. Guarda mis mandamientos y vivirás, Y mi ley como las niñas de tus ojos. Lígalos a tus dedos; escríbelos en la tabla de tu corazón.”

Todos llevamos a un Josué en nuestro corazón. Es aquel Josué dentro de nuestros corazones quien, a pesar de las cosas que ha visto u oído, es llamado a levantarse, esforzarse y a obedecer. Aun cuando sintamos que no tenemos las fuerzas para seguir el mandato, o cuando pensemos que no somos dignos para desempeñar la labor debemos recordar que Dios pone dones y talentos en las manos de todos sus hijos para su gloria y crecimiento de su iglesia. (1 Corintios 12:6-31)

Finalice este tiempo devocional dedicando un tiempo para reflexionar en el llamado que Dios le ha hecho y establezca nuevas estrategias para usar estos recursos con mayor eficiencia. Si aún no está seguro en su corazón de para qué lo ha llamado Dios o qué talentos y dones le ha dado, entonces dirija su oración en esa dirección.   Pídale a Dios en oración que le muestre cuales son sus dones talentos y cuál es la ruta que el desea que usted tome en el campo ministerial y empiece a moverse en la dirección que el Espíritu Santo de Dios le dirija.

Lecturas recomendadas para esta semana:

1. Salmos 91:1-16

2. Isaías 41:1-20

3. Romanos 8:28-39

4. Proverbios 7:1-27

5. 1 Corintios 12:6-31

6. 1 Tesalonicenses 4:1-12

Bendiciones!!

Who's Online

Hay 115 invitados y 30 miembros en línea

Estudios Bíblicos