Semana del 13 de junio al 19 de julio de 2014 - Gózate en Jehová tu Dios
  • Envíenos sus preguntas o comentarios y le responderemos en base a lo que dice la Biblia acerca de su situación.  Además puede leer los comentarios de otras personas que han atravesado por experiencas como la suya.
  • Devocionales, estudios bíblicos y otros recursos que le ayudarán en su crecimiento espiritual.
  • Te has preguntado ¿qué hay después de la muerte?  La mayoría de las personas viven bajo el supuesto de que sus buenas obras lo llevarán al cielo pero, ¿es esto cierto?
  • 1
  • 2
  • 3

Gózate en Jehová tu Dios

Base bíblica: Salmos 4:1.8

Respóndeme cuando clamo, oh Dios de mi justicia.
    Cuando estaba en angustia, tú me hiciste ensanchar;
    Ten misericordia de mí, y oye mi oración.


  1. Amaréis la vanidad, y buscaréis la mentira? Selah

  2. Jehová oirá cuando yo a él clamare.

  3. Meditad en vuestro corazón estando en vuestra cama, y callad. Selah

  4. Y confiad en Jehová.

  5. Alza sobre nosotros, oh Jehová, la luz de tu rostro.

  6. Mayor que la de ellos cuando abundaba su grano y su mosto.

  7. Porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado.

Reflexión:

Cuenta una parábola que un hombre rico incansablemente hasta ver sus graneros llenos de frutos. Cuando finalmente alcanzó su cometido, en vez de darles gracias a dios y disfrutar y compartir de lo que había recibido pensó en su corazón en que era mejor derribar estos graneros y construir unos más grandes con capacidad para albergar muchos más frutos, y que entonces, una vez hecho esto, se deleitaría y descansaría. Sin embargo la voz de Dios llegó a él y lo llamó hombre insensato ya que esa misma noche la muerte iría por él (Lucas 12:16-21).

Podemos ver que este hombre no solo era ambicioso sino soberbio y orgulloso ya que no le dio la gloria a dios por lo recibido sino que sintió que todo lo que tenía era gracias a su esfuerzo no considerando el hecho de que solo Dios dispone de cuando cae la lluvia y cuando la tierra es fértil… es solo Dios quien opera para que aquella semilla arrojada en el suelo germine… es solo Dios quien determina cuantos frutos ha de dar cada árbol.

Este hombre, en medio de su soberbia, no entendía ni consideraba su humanidad ya que solo Dios determina el inicio y el final de los días de cada individuo. Planear en cuanto a cómo y que haría en un determinado tiempo y espacio es olvidar que sin importar su esfuerzo, la vida y la muerte dependen de Dios. A este hombre Jesús lo llamó insensato ya que muy lejano a lo que había planeado ese día moriría y todo lo que había trabajado por almacenar él no podría disfrutarlo. Bien advirtió el rey Salomón que no hay cosa mejor para el hombre que alegrarse en su trabajo, porque esta es su parte; porque ¿quién lo llevará para que vea lo que ha de ser después de él? (Eclesiastés 3:21-22).

Día tras día vemos casos de personas que rehúsan acogerse a la jubilación por que sienten aún no tienen los ahorros que habían planificado tener o porque aun tienen cuentas que pagar y sin embargo, cuando finalmente se jubilan, al poco tiempo enferman y muchas veces mueren sin haber tenido la oportunidad de disfrutar del fruto de su trabajo. También hay quienes, teniendo familia (esposa, hijos, sobrinos, padres, abuelos, etc.) y amigos optan por trabajar día y noche invirtiendo la mayor parte de su tiempo y esfuerzo en el trabajo y muy poco o nada en la familia y amigos. Al pasar los años los hijos y sobrinos crecen, los padres, tíos y abuelos envejecen y algunos mueren y estos trabajadores extremos se encuentran con la realidad de haberse perdido de etapas importantes en la vida de sus seres queridos. Eclesiastés 5:13-19 llama como “mal doloroso” a la actitud de aquellos que guardan y almacenan riquezas terminando éstas siendo para su mal ya que las mismas se pierden en malas ocupaciones y al final a sus descendientes nada les queda.

En el otro extremo están aquellos quienes reniegan por vivir en escasez… aquellos que por su herencia familiar, entorno o por decisiones poco acertadas viven en la pobreza. Muchas de estas personas exhiben su queja tan vehementemente que pasan por alto las bendiciones que Dios les ha dado. La Palabra de Dios nos dice en Proverbios 30:7-9 “Dos cosas te he demandado; no me las niegues antes que muera: Vanidad y palabra mentirosa aparta de mí; no me des pobreza ni riquezas; mantenme del pan necesario; No sea que me sacie, y te niegue, y diga: ¿Quién es Jehová? O que siendo pobre, hurte,
Y blasfeme el nombre de mi Dios”.

Entonces, ¿cuál debe ser nuestra actitud hacia la vida? Nuestra actitud hacia la vida en todas las circunstancias debe ser la de gozarnos en Jehová nuestro Dios. El gozarnos en Jehová no significa que no enfrentaremos tristezas ni aflicciones sino que:

1. Cuando estemos afligidos debemos clamar al Dios de justicia, apelar a su misericordia trayendo siempre a nuestra memoria las veces en que Dios ha atendido a nuestro clamor. (Salmos 4:1)   La Palabra de Dios nos dice en Jeremías 33:3 “clama a mí y yo te responderé y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces”.

2. Gozarnos en Jehová significa darle la honra y la gloria a él, reconociendo que todo lo que tenemos se lo debemos a él. Esto lo logramos poniendo nuestra mirada en las cosas de arriba y no en las de la tierra (Colosenses 3:2)

3. Gozarnos en Jehová significa ser piadosos, es decir, compadecernos con el que menos tiene, con el que está en aflicción o en tristeza sabiendo que Jehová ha escogido al piadoso para sí y lo escucha cuando él clama (Salmos 4:3).

4. Cuando nos gozamos en Jehová no utilizamos nuestra necesidad como excusa para pecar sino que meditamos nuestra causa en nuestro corazón y no contaminamos con palabras negativas a los que nos rodean sino que por el contrario, ofrecemos sacrificio de justicia y esperamos en Jehová nuestro Dios. (Salmos 4:4-5)

5. El que se goza en Jehová puede exclamar al final de cada día, creyéndolo en su corazón y declarándolo como una promesa: “en paz me acostaré y así mismo dormiré porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado” (Salmos 4:8).

Amado hermano (a) Jehová creó los cielos y la tierra y todo lo que hay en ella para que el disfrute del hombre. Si aun estamos vivos es por que aun podemos disfrutar de la grandeza de la creación de Dios. Si siente que por estar en escasez el afán por llevar la provisión a su hogar o por cubrir sus necesidades básicas lo priva de gozarse en Jehová, entonces replantee su vida y establezca nuevas prioridades recordando que si usted se ocupa de las cosas naturales, Dios se ocupa de lo sobrenatural, es decir de lo que usted no puede controlar. Proverbios 21:31 nos dice “El caballo se alista para el día de la batalla; mas Jehová es el que da la victoria. Si su estrategia para salir de la escasez no ha funcionado, trabaje a partir de hoy en estas cinco propuestas y le garantizamos que su realidad pronto cambiará.

Por otro lado, si usted es de aquellos que aun teniendo recursos almacenados vive en un constante afán por almacenar más, considere lo que dice la Palabra de Dios en Proverbios 28:22: “Se apresura a ser rico el avaro, y no sabe que le ha de venir pobreza”. Ciertamente la mayor pobreza que puede enfrentar un ser humano no es la material sino la espiritual.

Si los bienes que usted posee provienen de una bendición de parte de Dios, entonces estos vienen acompañados de la virtud de poder gozar de ellos y no solo usted sino también los que la rodean (Eclesiastés 5:13-19). Tenga cuidado de no ser como el rico insensato que almacenó y aún hizo planes para almacenar más no considerando que el día de su muerte podría llegar y sorprenderlo dejándolo sin la oportunidad de disfrutar de lo que ya tenía.

Para terminar este tiempo de reflexión, tome un tiempo de oración y dedique la mayor parte de él en darle gracias a Dios por todas sus bendiciones. Procure traer a su mente todas aquellas bendiciones: familia, amor, vida, salud, amigos, trabajo, oportunidades, etc. Dispóngase a asumir una actitud positiva a partir de hoy y principalmente esta semana y procure contagiar a otros con esta actitud positiva de modo que no solo usted demuestre su agradecimiento a Dios sino que otros, al ver su actitud sean contagiados y también le den la gloria a Dios por todo.

Lectura semanal sugerida:

Dia 1: Lucas 12:13-21

Día 2: Eclesiastés 3:1-22

Día 3: Eclesiastés 5:8-20

Día 4: Colosenses 3:1-17

Día 5: Jeremías 33:1-33

Día 6: Proverbios 30:1-33

Bendiciones!!

Who's Online

Hay 92 invitados y 22 miembros en línea

Estudios Bíblicos