Semana del 1 de marzo, 2015 - Guarda tu corazón porque de el mana la vida
  • Envíenos sus preguntas o comentarios y le responderemos en base a lo que dice la Biblia acerca de su situación.  Además puede leer los comentarios de otras personas que han atravesado por experiencas como la suya.
  • Devocionales, estudios bíblicos y otros recursos que le ayudarán en su crecimiento espiritual.
  • Te has preguntado ¿qué hay después de la muerte?  La mayoría de las personas viven bajo el supuesto de que sus buenas obras lo llevarán al cielo pero, ¿es esto cierto?
  • 1
  • 2
  • 3

Guarda tu corazón porque de el mana la vida

Base bíblica:  Proverbios 4:14-27

14 No entres por la vereda de los impíos,
Ni vayas por el camino de los malos.

15 Déjala, no pases por ella;
Apártate de ella, pasa.

16 Porque no duermen ellos si no han hecho mal,
Y pierden el sueño si no han hecho caer a alguno.

17 Porque comen pan de maldad, y beben vino de robos;

18 Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora,
Que va en aumento hasta que el día es perfecto.

19 El camino de los impíos es como la oscuridad;
No saben en qué tropiezan.

20 Hijo mío, está atento a mis palabras;
Inclina tu oído a mis razones.

21 No se aparten de tus ojos;
Guárdalas en medio de tu corazón;

22 Porque son vida a los que las hallan,
Y medicina a todo su cuerpo.

23 Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón;
Porque de él mana la vida.

24 Aparta de ti la perversidad de la boca,
Y aleja de ti la iniquidad de los labios.

25 Tus ojos miren lo recto,
Y diríjanse tus párpados hacia lo que tienes delante.

26 Examina la senda de tus pies,
Y todos tus caminos sean rectos.

27 No te desvíes a la derecha ni a la izquierda;
Aparta tu pie del mal.

Reflexión:

¿Le ha pasado alguna vez que hace un esfuerzo por hacer las cosas bien delante de Dios y no siente obtener el éxito que otros quienes hacen el mal obtienen?  Como aquel que hace una larga fila para ser atendido y justo cuando esta por llegar a la ventanilla le dicen que se terminaron los cupos pero sin embargo ve a un personaje que recién llega, no forma la fila pero lo dejan entrar porque sobornó al funcionario que otorgaba los cupos… o aquel que sí cumple con las aptitudes para obtener un empleo y que responde con honestidad a todas las preguntas en la aplicación pero que sufre al ver como la posición le es concedida a otro aspirante que mintió proporcionando información no veraz en su aplicación de empleo pero que gracias a esto último obtuvo la posición de empleo.

Este mismo sentimiento de frustración lo experimentaron grandes hombres como Jonás, Elías y Gedeón quienes en su momento fueron herramientas de Dios para impactar positivamente a toda una nación.  Estos fueron hombres que tuvieron la oportunidad de ver no solo la misericordia de Dios sino también su justicia. 

En el caso de Jonás, él fue llamado a exhortar a una nación malvada y llena de pecado a que se arrepintiera delante de Dios.  Jonás decidió huir de este llamado ya que sabía que como Jehová era Dios clemente y piadoso, tardo para la ira y grande en misericordia si el pueblo de Nínive, aun siendo malo se arrepentía, él los perdonaría Tanta fue su frustración que deseó morir en medio de su decepción por ver que, luego de que él finalmente le predicara a Nínive, ellos se arrepintieran y Dios los perdonara.  Probablemente para Jonás este pueblo era tan malo que no merecía la misericordia de Dios (Jonás 1-4). 

Elías por otro lado experimentó persecución por una reina soberbia y malvada quien parecía hacer como le placía sin que nadie la detuviera. Después Elías haber matado a espada a los profetas de Balaal, Jezabel esposa del rey Acab envió mensajeros a Elías para decirle que haría con él como él había hecho con sus profetas. Tanta fue la frustración de Elías que deseó morirse (1 Reyes 19).

En el caso de Gedeón, él y su pueblo vivían escondidos y bajo la opresión del enemigo quienes constantemente los asolaban y despojaban de sus cosechas.  Tanto temía Gedeón que aun cuando fue llamado por Dios para liderar al ejército que vencería al enemigo, él constantemente le pedía pruebas a Dios de que su presencia estaría con él de modo que él pudiese vencer al enemigo.

Ciertamente estos tres personajes se encontraban frente a situaciones reales en donde la injusticia parecía prevalecer sin embargo Dios les mostró que la injusticia no prevalece y que antes del juicio siempre hay misericordia.  En medio de las situaciones que atravesaron estos tres personajes no hubiera sido de sorprender que alguno de ellos hubiera optado por hacer como hacían los malvados e incluso hasta tomarse la justicia en sus manos. 

No obstante la Palabra de Dios nos exhorta en otra dirección… frente a la injusticia la Biblia nos exhorta a:

1.  No entrar por la vereda de los impíos y/o apartarse de ellos.

Aquel dicho de que “si no puedes contra ellos úneteles” no aplica para el creyente que es temeroso de Dios y busca agradarle en todo lo que hace.  El discípulo de Cristo debe recordar que ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan (Mateo 7:13-14)

2.  Estar atento a la Palabra de Dios, no apartarnos de ella.

Si recordáramos que toda la escritura es inspirada por Dios entonces seguramente estaríamos mucho más atentos y dispuestos a escudriñarla.  En ella encontramos el modelo de Jesús… el modelo perfecto de vida que Dios espera que llevemos.  La Biblia nos dice en 2 Pedro 1:19 que tenemos la palabra profética más segura, a la cual hacemos bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones”.

3.  Sobre toda cosa guardada, guardar nuestro corazón.

La Palabra de Dios nos dice que lo que contamina al hombre no necesariamente es lo externo sino aquello que nos permitimos albergar en nuestros corazones.  Mateo 15:19-20 nos dice que “del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias.  Estas cosas son las que contaminan al hombre”.  Debemos entonces cuidar de que estas cosas no hallen cabida en nuestro corazón para preservar esa corona de vida eterna prometida a todo el que persevera en los caminos de Dios.

4.  Apartar la perversidad de nuestros labios.

La muerte y la vida están en poder de la lengua (Proverbios 18:21) y esto es así ya que con ella tenemos la capacidad de maldecir y de bendecir a otros.  La Palabra de Dios sin embargo nos dice que ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes (Efesios 4:29).

5.  Examinar la senda de nuestros pies y hacer rectos nuestros caminos

La Palabra de Dios en Proverbios 143:10 que solo a través de nuestra relación con Dios podemos aprender a hacer su voluntad ya que es su Espíritu Santo quien nos instruye a toda verdad (Juan 16:33)

Cada día nos enfrentamos con pruebas y conflictos que inicialmente pueden llevarnos a olvidar el compromiso que tenemos con Dios e incluso a intentar tomar la justicia en nuestras manos.  Finalizando este periodo de reflexión tome un tiempo para pensar en todas las situaciones difíciles que tiene que enfrentar y evalúe el manejo que usted le da a cada una de estas situaciones.  Nuestra invitación es a ejercite su fe buscando descansar en Dios sabiendo que lo que le ha prometido lo cumplirá.  Finalmente tome un tiempo para orar y abra su corazón a Dios buscando su guía, sabiduría y fortaleza. 

Recuerde que cada individuo debe trabajar por guardar su corazón porque de él mana la vida.

Lectura semanal recomendada:

  1. Mateo 7:13-23
  2. Mateo 15:1-20
  3. Efesios 4:17-32
  4. 2 Pedro:1-21
  5. Salmos 1:1-6
  6. Juan 16:1-15

Bendiciones,

Respuesta Bíblica.com

Who's Online

Hay 104 invitados y 21 miembros en línea

Estudios Bíblicos