¿Hace falta estar santificados para tener sexo dentro del matrimonio?
  • Envíenos sus preguntas o comentarios y le responderemos en base a lo que dice la Biblia acerca de su situación.  Además puede leer los comentarios de otras personas que han atravesado por experiencas como la suya.
  • Devocionales, estudios bíblicos y otros recursos que le ayudarán en su crecimiento espiritual.
  • Te has preguntado ¿qué hay después de la muerte?  La mayoría de las personas viven bajo el supuesto de que sus buenas obras lo llevarán al cielo pero, ¿es esto cierto?
  • 1
  • 2
  • 3

¿Hace falta estar santificados para tener sexo dentro del matrimonio?

Consulta:

Hola, lo que pasa es lo siguiente  tengo un hermano con el cual estudio la palabra y el es un varon santificado para Dios, el cual me dice que el cimplir el deber conyugal con mi esposa es pecado ya que no estamos en esa santidad que Dios quiere de nosotros y lo que hacemos es fornicar, lo cual yo no lo entiendo que sea así. quisiera que pudiera orientarme un poco ya que me es dificil comprender este tema, queremos estar con Dios y servirle pero necesito que me ayude con esto.
 El señor le bendiga.

Respuesta:

El tema de la santidad es exclusivo de Dios, es decir que solo él puede evaluar a ciencia cierta quienes están en santidad y quienes no ya que bien nos dice Jeremías 17:9-10 que el corazón es engañoso y que solo Dios conoce lo que hay en él. Entonces ni usted debe aseverar de que su hermano es un varón santificado para Dios ni su hermano debe dictaminar si hay o no pecado dentro del cumplimiento de su deber conyugal hacia su esposa esto si usted no observa conductas lascivas ni de abominación sexual evidentes. Una cosa es cierta y es que Dios nos ha llamado a santidad ya que sin ella nadie le verá (Hechos 12:14). Esta santidad debe mantenerse aún dentro de la sexualidad en la pareja. Sabemos que a la luz de la Biblia, la sexualidad está dispuesta solo para el hombre y la mujer unidos en matrimonio (Mateo 19:4-5)… que el hombre solo debe tener una sola esposa y viceversa (1 Corintios 7:2-3)… que el lecho matrimonial debe ser mancha, es decir sin fornicación ni adulterio (Hebreos 13:4)… que la lascivia, las abominaciones sexuales y la lujuria son abominación delante de Dios (Romanos 13:13-14).

Si la evaluación hecha por su hermano está sustentada en el hecho de que su matrimonio solo haya sido por las leyes civiles es importante establecer que éste también tiene validez delante de los ojos de Dios. La Palabra de Dios nos dice en Romanos 13:1-6 que debemos someternos a las autoridades ya que estas han sido puestas por Dios. Si usted está casado solo por las leyes civiles y no aún no eclesiásticamente, esto no quiere decir que usted está fornicando. Ciertamente lo ideal es que usted se case también por la iglesia ya que ambas autoridades son impuestas por Dios.

Para añadir un poco de contexto, inicialmente el hombre y la mujer adquirían un compromiso a modo de contrato a través del cual la mujer le era prometida al hombre en matrimonio por parte de sus padres, a esto se le llamaba desposorio (Deuteronomio 20:7). Precisamente en este punto estaban José y María cuando ella descubrió que estaba embarazada sin haber tenido relaciones sexuales con su desposado (Mateo 1:18). Luego de un tiempo, más o menos un año, se celebraba la ceremonia nupcial que no era más que una fiesta.

La celebración iniciaba con la procesión por parte de los novios y los convidados hacia la residencia que tendría la pareja como hogar. Los novios, en gran manera ataviados, caminaban por las avenidas mientras los invitados se unían a la caravana con sus lámparas ya que en aquella época no existía la luz eléctrica y los callejones eran muy oscuros. Al llegar a su destino, como parte principal de la celebración, los novios recibían la bendición de los ancianos de la familia y/o de los invitados más ilustres. Ejemplo de esto lo vemos en la ceremonia de Rut y Booz (Rut 4:11).   Si trasladamos todo esto a nuestros tiempos vemos que hay mucha similitud en los procesos. Primero era el desposorio que no era más que un contrato o acuerdo muy parecido a lo que hoy día es el matrimonio civil. Luego era la ceremonia nupcial que no era más que una fiesta en la cual la pareja recibía palabras de bendición por parte de los ancianos y los invitados más ilustres… esto muy parecido a lo que es una boda eclesiástica en donde la celebración gira en torno a la bendición que profiere la autoridad eclesiástica.

En resumen, si usted está casado por lo civil su matrimonio es en definitiva lícito y aceptable delante de Dios por consiguiente las relaciones sexuales con su pareja forman parte de la vida conyugal y son en su conjunto aceptables… dicho de otra forma, no constituyen pecado de fornicación delante de Dios. Así como cuando nace un hijo deseamos presentarlo delante de Dios de la misma forma nuestro matrimonio debe ser presentado delante de Dios, esta es la razón por la cual el matrimonio eclesiástico es importante más no es antes sino que precede el matrimonio civil. Por otra parte, la sexualidad dentro del matrimonio fue diseñada por Dios para que fuese disfrutada y no solo para la procreación de los hijos así que, si tu relación sexual es solo con tu esposa en intimidad y ambos consienten en el modo que disfrutan de la misma (no entrando en actos de perversión sexual, pornografía y demás) entonces busque la paz delante de Dios y él se la dará.

Bendiciones,

Respuesta Bíblica.com

Who's Online

Hay 123 invitados y 29 miembros en línea

Hace falta estar santificado - Envíenos sus comentarios aquí

Correo electrónico: 
Seudónimo: 
País desde donde nos escribe: 
Comentario o testimonio: 
Por favor escriba el Código de Seguridad nlbjdlgz ¡Ayúdenos a prevenir SPAM!