El divorcio
  • Envíenos sus preguntas o comentarios y le responderemos en base a lo que dice la Biblia acerca de su situación.  Además puede leer los comentarios de otras personas que han atravesado por experiencas como la suya.
  • Devocionales, estudios bíblicos y otros recursos que le ayudarán en su crecimiento espiritual.
  • Te has preguntado ¿qué hay después de la muerte?  La mayoría de las personas viven bajo el supuesto de que sus buenas obras lo llevarán al cielo pero, ¿es esto cierto?
  • 1
  • 2
  • 3

El divorcio

¿Qué dice la Biblia acerca del divorcio?

Primeramente, establezcamos un punto de referencia leyendo los siguientes pasajes bíblicos:

Mateo 19:4-6

“Él respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo, Y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne? Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre.

Mateo 19:8-9

Él les dijo: Por la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió repudiar a vuestras mujeres; mas al principio no fue así. Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera.

Mateo 5:31-32

“También fue dicho: cualquiera que repudie a su mujer, déle carta de divorcio Pero yo os digo que el que repudia a su mujer, a no ser por causa de fornicación, hace que ella adultere; y el que se casa con la repudiada, comete adulterio.

Malaquías 2:15-16

 ¿No hizo él uno, habiendo en él abundancia de espíritu? ¿Y por qué uno? Porque buscaba una descendencia para Dios. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales para con la mujer de vuestra juventud. Porque Jehová Dios de Israel ha dicho que él aborrece el repudio, y al que cubre de iniquidad su vestido, dijo Jehová de los ejércitos. Guardaos pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales.

1 Corintios 7:10-15

Para muchas personas es difícil asimilar este mandato de Dios, y más aún cuando se encuentran envueltas en una relación de abuso físico o sicológico. Están también aquellos cuyo cónyuge simplemente se ha apartado de los caminos del Señor y a adoptado prácticas que no son agradables delante de Dios. Ni hablar de aquellos cuyos cónyuges sencillamente dicen no sentir más amor por ellos y desean poner fin al matrimonio por diferencias de caracteres o gustos.

Sin embargo, aún cuando todas estas situaciones son tristes y dolorosas, ninguna de ellas está listada como causa justificada para divorciarse y volver a casarse. Esto de ninguna manera quiere decir que una persona debe permanecer en una relación donde exista el maltrato en ninguna de sus expresiones. En casos como estos la separación es inminente y hasta necesaria para ambos cónyuges y cualquier otro miembro del seno familiar. Es compromiso de cualquiera de los cónyuges e incluso de ambos buscar la ayuda necesaria para lidiar con la situación y buscar los correctivos pertinentes. Si al final, en un matrimonio donde ambos son creyentes, uno de los cónyuges mantuviera su posición en cuanto al divorcio, entonces la otra parte deberá dejarle partir. Sin embargo, ni aún en estas circunstancias facultan a ninguna de las partes para volver a casarse, sino que exhorta a las partes a luchar por salvar el matrimonio y si al final una de las partes mantiene su posición en cuanto a la separación y se divorcia, entonces ninguno de los dos deberá volverse a casar (1 Corintios 7:10-11).

En el caso de los matrimonios en donde una de las partes no es creyente, es decir que no ha confesado a Jesús como su salvador, nos dice Pablo en 1 Corintios 7:12-15 que si alguno tiene un cónyuge que no es creyente pero que conciente en vivir con él, que no le abandone, pero si el mismo quiere separarse que entonces se separen ya que el creyente no está sujeto a servidumbre en este caso sino que a libertad nos llamo Cristo.

Debemos concluir recordando que:

1. El matrimonio es un pacto que hacemos con Dios de permanecer como pareja, “hasta que la muerte nos separe” así que al romper el pacto, lo rompemos con Dios y no solo con el cónyuge.

2. El amar es una decisión que debe tomarse cada día y es la cuota que cada individuo debe aportar para mantener unida la estructura familiar.

4. El secreto del éxito seguro es la presencia de Dios como cabeza y fundamento del matrimonio ya que “si alguno prevaleciere contra uno, dos le resistirán; y cordón de tres dobleces no se rompe pronto” (Eclesiastés 4:12).

Comentarios:

Comentario o sugerencia:: gabo
País desde donde nos escribe:: mexico
Comentario o sugerencia: Mi situación es muy difícil yo ya mande una carta a este medio creo que no supe explicarme voy a volver escribir mi situacion. Mi esposa hace unos meses me pidió que nos divorciamos por que me comento que su amor ya había terminado y que no había ningún vínculo que nos uniera, aun sabiendo que tenemos dos hijos, el cual amamos, pero eso no le importo, hubieron momentos de pleitos fuertes que dañaban mas y mas a nuestros hijos. Llego un momento que hasta pensé en matarla por el rencor que llego a mi corazón por tanto odio que sembramos en ambos. Mi mujer me confeso de que estaba enamorada de otra persona, no se si lo dijo para alejarme de ella, y creo que lo logro,pero por este acontecimiento hubo algo hermoso, conocí a mi padre, el cual me había llamado por mucho tiempo, el cual nunca le hice caso. Conocí a Dios a mi señor Jesús el cual a sido mi bandera para salir adelante, y me ha sostenido de mi mano derecha el cual me lo prometió. No quiero pensar mal de mi aun mujer, pero no da confianza por ciertas actitudes que tiene, el cual me crea conflictos en mi vida. Yo quiero seguir a Jesús con pasión pero soy sincero me hace falta mi pareja, pero si Dios dice otra cosa por que es el único que puede abrir o cerrar puertas, toda mi familia queda en las manos de mi señor Jesús. Yo no quiero divorciarme, pero mi esposa si. Y creo que cuando el amor se acabo de alguna de las partes, pues necesario por la paz y tranqyilidad. Buscar otras alternativas, como lebhe dicho a mima un mujer buscar a Dios, pero con pasión y fe. Cosa que ella no quiere hacer. Y cuando hay infidelidad de alguna de las partes es mejor la carta de divorcio. Espero que esta vez haya sido claro, para que me den una orientación acorde a mi necesidad, que Dios les de sabiduría para hacerlo. Gracias.

Respuesta a su comentario:

Hola Gabo.

En medio de todo tu conflicto es bueno que te hayas dado cuenta de que toda las cosas nos ayudan a bien a los que amamos al Señor, y esto es a los que conforme a su propósito hemos sido llamados (Romanos 8:28).  Con esto no queremos decir que lo que te ha sucedido es bueno sino que aún de una situación tan desafortunada como esta, aquellos que le han entregado su corazón a Cristo salen bien librados.

Gabo, para Dios lo más importante es tu salvación.  Dios nos creó para la eternidad y cómo vivamos nuestra vida y las desiciones que tomemos ahora determinarán en donde pasaremos esta eternidad: si en el cielo con Cristo o condenados en el infierno. Si debido a esta situación tú has conocido a Cristo y has aceptado su regalo de vida eterna entonces para tí todo esto te ha generado la mayor ganancia de tu vida.  Una matemática básica te permite definir que 60, 70 u 80 años (en promedio de vida) versús la eternidad no tienen punto de comparación. Aunque parezca increible, la mayoría de las personas prefieren disfrutar temporalmente aquí en la tierra que invertir para luego obtener los réditos en el Reino de los Cielos en la presencia de Dios.  ¿Qué decides tú?

Nuestro planteamiento no puede ser distinto a lo que dice la Biblia acerca de tu situación ya que Dios no hace acepción de persona ni para bien ni para mal según nos dice en Romanos 2:11.  De hecho, en este mismo capítulo de Romanos la Palabra de Dios nos dice que la ira de Dios caerá sobre aquel que juzga a otros por pecados que él mismo está cometiendo.  Gabo cuidado, porque si juzgas a tu esposa por adulterio y tú caes en este pecado entrarás en desobedincia y esto no agrada a Dios.

Nuestro planteaminto original se mantiene:  tú debes empezar por perdonar a tu esposa y procurar la sanidad para tu corazón antes de pensar en el divorcio como medida iniciada por ti.  Por otro lado, si tu esposa es la que desea divorciarse entonces debes darle el divorcio ya que la Biblia nos dice que si el cónyuge no creyente desea divorciarse esta es la acción a tomar porque a paz nos ha llamado Dios (1 Corintios 7:15).

Sin importar que debas darle el divorcio a tu esposa lo más importante para ti debe ser procurar la sanidad de tu corazón de este modo podrás iniciar una nueva vida en Cristo Jesús y tus prioridades cambiarán de vivir para tí y tu pareja a vivir para Cristo siendo entonces de bendición para tus seres amados.  Si mantienes en mente que el corazón es engañoso y que solo Dios lo conoce (Jeremías 17:9) entonces sabrás que aquí lo indicado es procurar obedecer a Dios y su Palabra nos dice que SIEMPRE debemos procurar ponernos a cuenta con aquellos a quienes les hemos fallado o que nos han fallado ya que mal podemos decir que queremos entrar en comunión con Dios si no estamos en la capacidad de entrar en comunión con los que nos rodean (Mateo 5:23-24).  Ponerte a cuenta con quien te ha fallado es perdonar y ponerte a cuenta con aquel a quien le has fallado es pedir perdón.

Gabo, enfrenta un día a la vez... no te preocupes tanto por el hecho de que si podrás o no rehacer tu vida con otra pareja... de hecho esta no debe ser tu prioridad.  Permite que Dios entre en tu vida y te de un nuevo corazón dirigido por su Espíritu Santo.  No será fácil pero Cristo prometió no dejarnos ni desampararnos (Hebreos 13:5) así que puedes confiar en que a lo largo de este camino Jesús será el que te sostendrá y restaurará todo lo que hoy día puedas considerar como pérdida.  Solo de este modo te podrás asegurar de que en el futuro no broten raíces de amargura que puedan dañar a tus seres amados y éstos sean contaminados (Hebreos 12:15).

Esperamos que nuestros comentarios sean de bendición para tu vida. Quedamos a tu disposición para discutir este o cualquier otro tema.

Bendiciones,
Respuesta Bíblica.com

_______________________________________________________________

Seudónimo:: gabo
País desde donde nos escribe:: mexico
Comentario o testimonio:: mi esposa hace poco me pidio el divorcio yo no lo queria hacer porque la amo a ella y mis hijos. pero en una ocasion me dijo de que estaba enamorada de otra persona me lastimo mucho, pero con la ayuda de DIOS ya lo he superado yaceptado su propuesta de divorciarnos, pero a hora ella no lo quiere hacer, pero nuestro matrimonio no funciona como tal, por eso es viable hacerlo ahora yo se pido, pero ella no quiere, pero si no funciona lo nuestro cre que lo mejor es separnos, porque no tenemos ya ni ningun contacto sexual por que ella no quiere entonces es mejor divorciarnos. espero me apoyen con oraciones y me den apoyo moral para superarlo lo mas pronto posible.

Respuesta a su consluta:

Estimado Gabo, el tema del divorcio no es para nada sencillo.  Antes de hablar del divorcio es importante que tomes en consideración el fundamento de tu conflicto así como sus ramificaciones.  Un proceso de rompimiento y/o separación conyugal suele incluir consigo el pecado (llámese fornicación, adulterio, mentira, engaño, lascivia, etc.) y muchas veces la separación se da sin que haya restauración ni perdón mutuo por la falta cometida.  Entonces el pecado original, el fundamento es decir, cualquiera que sea la razón por la cual se originó la idea de recurrir al divorcio,  queda diluida frente a la diversidad de pecados que degeneran de él.  El ofendido normalmente termina con el corazón herido y sin muchos deseos de perdonar, se separa e inicia otra relación entonces, no solo peca al no perdonar sino que inicia otra relación lo cual también es adulterio.  … el que ofende, por otro lado también inicia otra relación siendo esta última también adulterio.

Antes de pensar en el divorcio la persona ofendida debe procurar perdonar y buscar en la presencia de Dios una restauración estructural.  La Palabra de Dios en Mateo 10:1-12 nos enseña que el matrimonio fue creado por Dios desde el inicio para que fuese indisoluble pero que por la dureza del corazón de los hombres Moisés les permitió en aquel entonces, dar carta de divorcio.  Sin embargo, Jesús nos dijo que esta medida no es parte del plan original de Dios para el matrimonio y que Dios espera de nosotros que sigamos ese modelo que determina que lo que Dios unió no lo separe el hombre.

A través de este mensaje primeramente nos comentaste que tu esposa deseaba separarse y tú no querías, pero que luego del tiempo tu esposa no quería y tú si.  Es importante que entiendas que a la luz de la Biblia, solo por adulterio, es lícito dar carta de divorcio (Mateo 5:32) sin embargo si te divorcias no te es lícito volverte a casar  (Lucas 16:18).  Por otro lado, también es importante que recuerdes que la Biblia nos dice en Mateo 5:21-26 que debemos procurar ponernos a cuentas con el hermano perdonándolo o pidiéndole perdón.  Antes de divorciarte tu deber es procurar la restauración y si al final tu esposa quiere divorciarte entonces debes concederle el divorcio como lo dice 1 Corintios 7:15, “a paz nos llamó Dios”.

En efecto estaremos orando por su situación pero es importante que también tu recuerde que antes de los sacrificios Dios espera nuestra obediencia (1 Samuel 15:22) y que si quieres ser perdonado por Dios, primero debes tú perdonar.

Bendiciones!!!
Respuesta Bíblica.com

________________________________________________________________

Seudónimo: noemi
País desde donde nos escribe:: chile
Comentario o testimonio:: necesito ayuda urgente soy una joven de 24 años me case con un joven a los 17 el nunca fue cristiano y me dice anoche que esta con otra mujer que lo de nosotros no da para mas que me busque alguien que sea como yo cristiana que agooo!!!! si no quiero dejarlo pero el cerro toda puerta estoy desesperada como lo are tenemos 2 hijos pequeños y nose si algun dia sera pecado poder reacer una relacion con otra persona

Respuesta al comentario:

Estimada hermana, responderemos a su consulta a la luz de la Biblia.  1 Corintios 7:10-15 nos dice que "Pero a los que están unidos en matrimonio, mando, no yo, sino el Señor: Que la mujer no se separe del marido; y si se separa, quédese sin casar, o reconcíliese con su marido; y que el marido no abandone a su mujer. Y a los demás yo digo, no el Señor: Si algún hermano tiene mujer que no sea creyente, y ella consiente en vivir con él, no la abandone. Y si una mujer tiene marido que no sea creyente, y él consiente en vivir con ella, no lo abandone. Porque el marido incrédulo es santificado en la mujer, y la mujer incrédula en el marido; pues de otra manera vuestros hijos serían inmundos, mientras que ahora son santos. Pero si el incrédulo se separa, sepárese; pues no está el hermano o la hermana sujeto a servidumbre en semejante caso, sino que a paz nos llamó Dios.

Segun el caso que usted nos presenta, su esposo está resuelto en terminar la relación matrimonial y ya tiene otra pareja.  Inicialmente, usted hizo bien en permanecer casada con su esposo aun cuando el no era cristiano ya que el testimonio de una mujer cristiana puede ser de bendición para su esposo tan al punto de ganar su alma para Cristo.  Sin embargo, si pasado el tiempo tu esposo deside terminar la relación y más aun despues de haber caido en adulterio entonces tu deber es dejarlo ir ya que, como dice el texto bíblico en referencia, a paz te ha llamado Dios.

Ciertamente es doloroso afrontar la separación de un conyuge y mucho más si hay hijos de por medio, pero también es cierto que si la separación no se da en casos como el tuyo la pareja termina lastimando y fracturando la relación de modo que más adelante es muy dificil olvidar y hasta perdonar.  Jesús, cuando se refirio al matrimonio y el divorcio, mencionó que solo por causa de fornicación el divorcio y un nuevo matrimonio después de este es aceptable (Mateo 19:1-9).  La separación es inminente y hasta necesaria cuando uno de los conyuges manifiesta el deseo expreso de abandonar el hogar por tener otra pareja ya que no solo atenta contra la santidad del hogar y del matrimonio sino que tambien atenta contra la salud emosional y hasta sexual de su pareja.  No es para nadie desconocido que las relaciones extra maritales suelen traer enfermedades de transmision sexual a la pareja.

En cuanto a que si es o no pecado volver a casarse, esta respuesta solo puedes obtenerla de parte de Dios.  En la respuesta que Jesús dio a aquellos que preguntaban acerca del divorcio, Jesús fue enfático en que el diseño de Dios para el matrimonio fue de que este durara para toda la vida.  De hecho la base de toda la escritura es el perdón y la restauración del ser humano... precisamente por eso Jesus se entrego, padecio y murio por todo aquel que acepta este sacrificio.  Tu posicion como cristiana no debe ser la de correr a buscar el divorcio pero tampoco debe ser la de obligar a tu pareja a permanecer a tu lado.  Tu posición como cristiana debe llevarte a volcar tu carga en Jesús confiando en que él tomará control de todo aquello que tú entregues en su mano.  Tu posicion como cristiana debe ser la de buscar la guía y la orientación de Dios encomendando a él tu camino y confiando en que él hará... entonces él exhibirá tu justicia como la luz y tu derecho como el medio día (Salmos 37:5-6).

Nuestra recomendacion para ti es que le des a tu esposo el espacio que él está solicitando.  Déjalo ir y permite que Dios empiece el proceso de sanidad en tu corazón y que además empiece un proceso de cambio en tu esposo.  Aunque no lo creas, es posible que esta situacion termine siendo de bendición para tu vida... si, la Biblia nos dice que "Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados" (Romanos 8:28).  Una cosa es segura y es que Dios solo tiene pensamientos de bien para tu vida (Jeremias 29:11), dicho esto entonces debes tomar este tiempo para trabajar en tu vida espiritual y en el bienestar emosional tuyo y de tus hijos ya que para ellos también sera muy dificil.  Los niños no entienden de acuerdo al razonamiento que los adultos utilizamos asi que te recomendamos que, si asistes a una iglesia, busques apoyo no solo para ti sino para tus hijos en tus líderes y/o pastores.  Este apoyo les ayudará a mantener una actitud correcta durante todo este proceso.  La sanidad espiritual es en extremo necesaria ya que, como creyente debes evitar que crezcan raices de amargura que luego puedan emerger y causar daño no solo a ti sino a los que te rodean.  Incluso pueden ser un obstaculo para ti en futuras relaciones interpersonales (Hebreos 12:15).

Esta recomendación también invita a que empieces a caminar por fe creyendo en que Dios es poderoso para restaurar cualquier relación que se haya quebrantado por las razones que sean.  Caminar por fe no significa que podemos torcerle el brazo a Dios y obligarlo a hacer cosas, simplemente significa que, si pedimos con fe conforme a su voluntad el nos oye (1 Juan 5:14).  Y, cual es su voluntad para tu matrimonio? Ciertamente no es el divorcio.  Procura, durante este proceso, evitar las discusiones con tu esposo... procura que él vea en ti a una mujer cuya paz descansa en Dios... procura que él vea en ti a una mujer que sabrá mantenerse en pie aun cuando él no esté ya que tu esperanza está puesta en Dios.

Sin embargo, si te ves obligada a divorciarte por el deseo de tu esposo de separarse, debes saber que Dios también conoce tu situación.  Deja que sea Dios quién te guie en este proceso y confia en que en sus manos estaras bien.

Bendiciones,
Respuesta Biblica.com

Who's Online

Hay 112 invitados y 27 miembros en línea

El divorcio - Envíenos sus comentarios aquí

Correo electrónico: 
Seudónimo: 
País desde donde nos escribe: 
Comentario o testimonio: 
Por favor escriba el Código de Seguridad dckaalvp ¡Ayúdenos a prevenir SPAM!