Semana del 6 de agosto 2013 - Haciendo una pausa
  • Envíenos sus preguntas o comentarios y le responderemos en base a lo que dice la Biblia acerca de su situación.  Además puede leer los comentarios de otras personas que han atravesado por experiencas como la suya.
  • Devocionales, estudios bíblicos y otros recursos que le ayudarán en su crecimiento espiritual.
  • Te has preguntado ¿qué hay después de la muerte?  La mayoría de las personas viven bajo el supuesto de que sus buenas obras lo llevarán al cielo pero, ¿es esto cierto?
  • 1
  • 2
  • 3

Haciendo una pausa

Texto bíblico base:

Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que tú formaste, digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, y el hijo del hombre, para que lo visites? Le has hecho poco menor que los ángeles, y lo coronaste de gloria y de honra. Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos; todo lo pusiste debajo de sus pies.
Salmos 8:3-6

Levantándose como cada día lo hacía, un joven se disponía a cumplir con la rutina diaria: dirigirse al trabajo y al final devuelta a casa. Un buen día, sin embargo, se levantó sintiendo que había algo más que la simple rutina. Este día en particular él decidió hacer algo distinto, decidió detenerse a observar detalles a su alrededor con el propósito de descubrir qué elementos o situaciones diariamente pasaba por desapercibidas. Este día notó que al frente de su casa se había mudado una familia con un hijo de su edad quien resultó ser amante de la música como lo era él. Esto lo descubrió en medio de una breve conversación producto del “buenos días” que este día había decidido darle al primer rostro mañanero que cruzara frente a él. Más adelante se encontró con otro vecino a quien normalmente no saludaba debido a la prisa con la que generalmente transitaba. Esta vez decidió saludarlo y en la breve charla que mantuvieron se enteró de que éste trabajaba por el mismo sector que él y que de paso tomaba una ruta distinta hacia su trabajo que le permitía llegar más temprano pero en menor tiempo debido a esto, este vecino siempre caminaba pausadamente.

Tomando el mismo atajo, ya para cuando llegó a su trabajo había notado que su cambio de actitud le había traído beneficios y decidió mantener esta actitud por lo que restaba del día. Este día de trabajo resultó ser extraordinario. En vez de realizar los procesos mecánicamente este día se detuvo a analizar cada uno de los pasos y descubrió que existían diversas maneras de hacer las cosas e incluso probó otros métodos que le resultaron más eficientes. Al final del día este joven se detuvo a evaluar lo productivo que había sido su día, y se dio cuenta que esto había sido así sencillamente porque había tomado la decisión de hacer una pausa y levantar la mirada para observar su entorno y en medio de esto sacar el mayor provecho de el.

Cada día nos levantamos y muchas veces, en medio de la búsqueda del interruptor que encienda nuestra rutina diaria olvidamos lo básico y es que Dios nos ha regalado la oportunidad de vivir y que ha puesto en nuestro camino múltiples bendiciones. Entramos por aquellas puertas que Dios ha abierto para nosotros sin siquiera notar que estas antes estaban cerradas. Vivimos encerrados en nuestros pequeños mundos olvidando que hay otros a nuestro alrededor a quienes podemos impactar o por quienes podemos ser impactados. Como alguien alguna vez dijo, existimos mas no vivimos. Dios nos creó con propósito. De él es el mundo y su plenitud (Salmos 24:1). Esta plenitud está delante de nosotros pero la pasamos por alto mientras estamos en la continua búsqueda de aquello que no nos hace falta.

La Palabra de Dios nos exhorta a dar gracias a Dios en todo (1 Tesalonicenses 5:18); a disfrutar y admirar su creación porque todo lo que él creó es bueno (1 Timoteo 4:4); a reconocer la gracia de Dios sobre nosotros cada día no conformándonos a este siglo sino a buscar la renovación de nuestro entendimiento (Romanos 12:3).

Esta reflexión tiene como propósito principal el invitarlo a usted a hacer una pausa y a levantar su mirada para observar la gracia de Dios en su vida. Decida vivir los días que Dios le regale en esta semana tomando un tiempo para considerar las bendiciones que Dios ha puesto en su vida. Propóngase a eliminar el afán de su vida y tome el tiempo necesario para ser impactado e impactar a otros de manera positiva; para percibir las bendiciones que Dios le ha dado; para dar gracias a Dios por todo.

Una vez hecho esto, comparta sus experiencias con otros e invítelos a levantar su mirada hacia ese Dios que cada día toca a la puerta de sus vidas esperando una invitación para entrar.

Who's Online

Hay 25 invitados y 23 miembros en línea

Estudios Bíblicos