Semana del 4 de noviembre de 2013 -Dios quiere darnos lo mejor
  • Envíenos sus preguntas o comentarios y le responderemos en base a lo que dice la Biblia acerca de su situación.  Además puede leer los comentarios de otras personas que han atravesado por experiencas como la suya.
  • Devocionales, estudios bíblicos y otros recursos que le ayudarán en su crecimiento espiritual.
  • Te has preguntado ¿qué hay después de la muerte?  La mayoría de las personas viven bajo el supuesto de que sus buenas obras lo llevarán al cielo pero, ¿es esto cierto?
  • 1
  • 2
  • 3

Dios quiere darnos lo mejor

Base bíblica: :Jeremias 29:10-14

10 Porque así dijo Jehová: Cuando en Babilonia se cumplan los setenta años, yo os visitaré, y despertaré sobre vosotros mi buena palabra, para haceros volver a este lugar. 11 Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. 12 Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré; 13 y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón. 14 Y seré hallado por vosotros, dice Jehová, y haré volver vuestra cautividad, y os reuniré de todas las naciones y de todos los lugares adonde os arrojé, dice Jehová; y os haré volver al lugar de donde os hice llevar.

Reflexión:

Casas, autos y todo tipo de propiedades además de esposa, hijos, amigos y múltiples empleados son los activos de este caballero al que llamaremos Jairo. De hecho, todos a su alrededor lo conocen por ser una persona recta, honrada y temerosa de Dios. Un hombre que vive haciendo lo mejor de sí para agradar a Dios y servir a su prójimo.

Repentinamente, la realidad de Jairo empieza a cambiar… una grave enfermedad toma la vida de sus hijos… en búsqueda de un tratamiento que los aliviara, gastó la mayor parte de sus bienes quedando en la ruina y aún así sus hijos fallecieron. De la noche a la mañana pasó de ser aquel hombre próspero a quien todo el mundo llamaba bienaventurado a ser un hombre pobre, sin familia y a los ojos del mundo desdichado. Hasta podríamos decir que es el Job de nuestros días.

Al igual que Jairo, Job fue un hombre próspero con familia, amigos, propiedades y muchos bienes, conocido por todos como un hombre temeroso de Dios. Cuando todo empezó a derrumbarse sus amigos lo increparon con la idea de que tal vez todo lo sucedido era parte del pago que Dios le estaba dando por alguna cosa que había hecho y aún su esposa le propuso que maldijera a Dios para que Él le quitara la vida y así terminara el tormento que estaba viviendo.

En medio de todo, y aún a pesar de los consejos de sus mal llamados amigos, Job reconoció la grandeza de Dios (Job 1:21-22). Como bien dice la referencia bíblica utilizada como base de esta reflexión, Dios solo tiene “pensamientos de bien y no de mal” para su pueblo. Aun cuando la situación luzca así de oscura como lució para Job, debemos recordar que en el corazón de Dios solo hay amor para sus hijos y manteniendo esto en mente sabremos que, de alguna forma, y de algún lugar saldrán el respiro y la liberación.

Para Job, este respiro y liberación llegaron y entonces el llegó a tener aún más posesiones de las que en su postrer estado había tenido (Job 42:12-17). Pero, ¿cuál fue la clave del éxito de Job? Tal y como lo presenta Jeremías 29, la clave es invocar el nombre de Dios e ir a él en oración… y hacer todo esto de todo corazón. Si hacemos esto, dice Jehová, nos volverá del estado en el que estemos hacia el estado en el que él desea vernos, ya que sus pensamientos acerca de nosotros solo son de bien y no de mal.

Es importante recordar que nuestro paso en este mundo es temporal y que Dios ha prometido una morada junto a él en la eternidad, a aquellos que lo acepten como Señor y Salvador convirtiéndose así en sus discípulos.

El mismo Jesús nos dice en su Palabra en Juan 16:33 que en el mundo tendremos aflicción pero que debemos confiar porque él venció el mundo. Esto quiere decir que durante nuestro paso por el mundo tendremos que enfrentar múltiples pruebas y hasta circunstancias y situaciones que, a simple vista, podrán dar a pensar a los ojos de muchos que Dios nos ha desamparado, sin embargo no es así. Dios sigue en su trono alto y sublime, inconmovible. De hecho, son estas situaciones y el modo en que las manejamos que le permiten al mundo ver la gloria de Dios.

Tome un tiempo para dar gracias a Dios aún en este tiempo de aflicción. Recuerde que debemos darle gracias a Dios en todo tiempo… aun cuando no estemos en posición de darle gracias a Dios por la desgracia, debemos estar en posición de darle gracias a Dios en medio de la misma. Dios conoce nuestros corazones y sabe en donde somos débiles… lo importante aquí es que él ha prometido ser fuerte justo allí en donde somos débiles… también nos ha dicho en su Palabra que podemos ir a Él todos los que estamos trabajados y cargados porque en Él encontraremos descanso (Mateo 11:28).

Abra Su corazón a Dios en oración y busque ese descanso sea cual sea su situación. Si está en tiempos de gozo, gócese en el Señor con acción de gracias y si está en medio de alguna prueba, entonces búsquelo en oración y camine por fe recordando que “Dios solo tiene pensamientos de bien y no de mal para darle aquello que en su corazón está para usted”.

Bendiciones!

 

Who's Online

Hay 33 invitados y 22 miembros en línea

Estudios Bíblicos