Semana del 10 de junio de 2013 - La salida de Jonás
  • Envíenos sus preguntas o comentarios y le responderemos en base a lo que dice la Biblia acerca de su situación.  Además puede leer los comentarios de otras personas que han atravesado por experiencas como la suya.
  • Devocionales, estudios bíblicos y otros recursos que le ayudarán en su crecimiento espiritual.
  • Te has preguntado ¿qué hay después de la muerte?  La mayoría de las personas viven bajo el supuesto de que sus buenas obras lo llevarán al cielo pero, ¿es esto cierto?
  • 1
  • 2
  • 3

La salida de Jonás

La salidad de Jonás

Jonas 1:1-3

Vino palabra de Jehová a Jonás hijo de Amitai, diciendo: levántate y ve a Nínive, aquella gran ciudad, y pregona contra ella; porque ha subido su maldad delante de mí. Y Jonás se levantó para huir de la presencia de Jehová a Tarsis, y descendió a Jope, y halló una nave que partía para Tarsis; y pagando su pasaje, entró en ella para irse con ellos a Tarsis, lejos de la presencia de Jehová.

******

Jonás profetizó bajo el reinado de Jeroboam II, rey de Israel (2 Reyes 14:23-25). Históricamente, Asiria había sido enemiga del pueblo de Israel, de hecho llegó a conquistarla años después. Entonces, cuando Dios le pidió a Jonás que emprendiera un viaje misionero a Nínive, capital del Imperio Asirio, para llevarlos por el camino del arrepentimiento, éste miró con desagrado tal petición. Se trataba de ser el instrumento que Dios usaría para llevar salvación a una tierra de gente mala. A los ojos de Jonás estas personas merecían morir irremisiblemente. Haciendo una comparación con un tema más reciente, es como si Dios le hubiese pedido al presidente de los Estados Unidos de América que llevase un mensaje de conciliación y arrepentimiento a los talibanes, justo después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2002.   Es como si Dios le pidiese a usted que le lleve el mensaje de salvación a aquel jefe que lo despidió injustamente y que ni siquiera le pagó las prestaciones a las cuales usted tenía derecho. ¿Puede usted pensar en una situación similar que lo haya afectado? ¿Se imagina usted llevándole un mensaje de conciliación y arrepentimiento a aquel amigo o amiga que lo traicionó sosteniendo relaciones extramaritales con su esposo o esposa dejando como producto la ruptura de su matrimonio?

Esa era la tarea de Jonás. Este profeta se enfrentaba ante la dura tarea de ir a una ciudad enemiga a llevar el mensaje de un dios al cual ellos no consideraban como Dios supremo. Entonces, ¿por qué los consideraba Dios merecedores de su perdón? ¿Por qué no mas bien enviarles fuego del cielo y destruirlos sin siquiera darles la oportunidad de reconsiderar sus caminos y arrepentirse?   Jonás entonces decidió huir en un intento infantil y descabellado de esconderse de la presencia de Dios. ¿Acaso el creador de los cielos y la tierra no ve todas las cosas? ¿Se ha encontrado usted haciendo cosas que sabe que no le agradan a Dios pero pensando que tal vez él no lo esté viendo o que tal vez pase por alto su falta? Recuerde amigo o amiga que Dios es omnipotente, omnisciente y omnipresente… Dios todo lo puede, todo lo escucha y todo lo ve.

En el caso de Jonás, aun durante su periodo de desobediencia, Dios se hizo propicio mostrando su poder, grandeza y misericordia delante de la tripulación de la barca en la que Jonás había intentado huir hacia la ciudad de Jope. Encontrándose en mar abierto, les llegó una gran tormenta que amenazaba con destrozar la barca poniendo en peligro la vida de su tripulación. Hasta el momento en el que desconocían la causa por la cual les había sobrevenido tal mal, la tripulación clamaba a sus dioses. Pero cuando Jonás les reveló la verdadera causa por las cual estaban en medio de la tormenta, y por sugerencia suya fue arrojado al mar, éstos pudieron ver el poder de un Dios verdadero, y confesaron todos con sus bocas que “Dios hacía como quería… y temieron aquellos hombres a Jehová con gran temor, y ofrecieron sacrificios a Jehová e hicieron votos al ver que, al arrojar a Jonás al mar el mar se había aquietado” (Jonás 1:15-16)

El intento de huída de Jonás lo llevo a terminar en el estómago de un gran pez el cual Dios, en su misericordia, había preparado para que se tragara a Jonás luego de ser lanzado al mar. Una vez dentro del pez, Jonás oró a Jehová diciendo “Mas yo con voz de alabanza te ofreceré sacrificios; Pagaré lo que prometí. La salvación es de Jehová” (Jonás 2:9).

Sí, Jonás encontró las fuerzas para elevar una alabanza a Dios en medio de su situación, que aunque había sido causada por su propia conducta, igual lo llenaba de temor e incertidumbre. Jonás además se comprometió en “cumplir” con utilizar el don de profecía que Dios le había otorgado y finalmente reconoció que no era decisión suya elegir a quien si y a quien no le debía llegar el mensaje de salvación. Reconoció que la salvación es de Jehová. Bien nos dice la Biblia en … que Dios quiere que “todos procedamos al arrepentimiento”.

Dios es el mismo ayer, hoy y por los siglos. A pesar de que el pueblo de Israel era el pueblo que Dios había reconocido como suyo cumpliendo con el pacto que había hecho con Abraham, su amor no se limitaba a ellos, sino a toda su creación. Dios, aun al día de hoy desea que la oportunidad de escuchar el mensaje de salvación llegue a toda criatura. No solo Jonás tenía ese llamado, Dios nos dice en su Palabra en Mateo 28:19 “por tanto id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo. Amén”.

Culmine este tiempo devocional evaluando su posición frente al llamado de Dios de ir y hacer discípulos a todas las naciones. ¿Está usted cumpliendo con este mandato de Dios? ¿Se ha encontrado, de modo figurado, en el estómago de un pez por haber desobedecido a Dios?  

Finalmente, haga un compromiso con Dios en oración de cumplir con el llamado que él le ha hecho. Una estrategia para empezar es adquirir tratados (panfletos pequeños con cortos mensajes de exhortación acompañados de referencias bíblicas que invitan a sus lectores incluso a hacer la oración de fe). Otra modo de hacerlo es empezando con sus amigos más cercanos. Invítelos a su casa o algún lugar donde puedan tener una charla amena y hábleles de las cosas grandes que Dios ha hecho en su vida. Siembre de esta forma la semilla y permita que Dios, a través de su Espíritu Santo la haga germinar.

Who's Online

Hay 95 invitados y 22 miembros en línea

Estudios Bíblicos